Odebrecht complicó a Temer: reveló que donó dinero negro a su campaña

Edición Impresa

El Tribunal Superior Electoral estudia si anula el resultado de las elecciones de 2014, que ganó como compañero de fórmula de Dilma Rousseff. En tal caso, el Congreso nombraría un nuevo funcionario hasta el final del mandato.

Brasilia - El heredero del imperio Odebrecht, Marcelo Odebrecht, reconoció ante la Justicia que realizó donaciones ilegales a la campaña que llevó en 2014 al poder a Dilma Rousseff y Michel Temer, un testimonio clave que podría poner en peligro la continuidad del mandatario.

Fuentes judiciales filtraron el contenido del testimonio de cuatro horas que el empresario condenado a 19 años y 4 meses de prisión dio ante la Justicia electoral, que debe decidir si la elección de aquella fórmula debe ser anulada por posible recaudación ilegal de fondos.

En su testimonio, el empresario aseguró que el grupo pagó 150 millones de reales (casi 64 millones de dólares al cambio promedio de 2014) para la reelección de la mandataria de izquierda (destituida en 2016) y de su vicepresidente conservador.

El diario O Estado de Sao Paulo aseguró que el ejecutivo confesó que 120 millones de esa suma fueron transferidos a través de la llamada "caja dos" y que sólo 30 millones fueron debidamente declarados.

El otrora poderoso empresario aseguró haber recibido un pedido de dinero de parte de Temer.

Odebrecht confirmó que tuvo una cena con él en 2014 en el palacio de Jaburú, residencia del vicepresidente, cuando ya había comenzado la operación "Lava Jato", en la que acordó con el actual jefe de gabinete, Eliseu Padilha, una transferencia ilegal de 3 millones de dólares para el Partido del Movimiento Democrático Brasileña (PMDB). De ella participó el exejecutivo de la empresa de ingeniería Claudo Melo Filho, quien dijo que Temer pidió 3 millones de dólares para su partido.

En una breve nota, la Presidencia brasileña afirmó que la confesión de Odebrecht confirma lo que Temer "viene diciendo hace meses" que: "hubo una cena (entre Temer y Odebrecht), pero que no hablaron de valores" y que el PMDB recibió 11,3 millones de reales en donaciones legales de parte de Odebrecht en 2014.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) debe evaluar ese relato y otros cuatro para determinar si condena y retira del cargo a Temer, un proceso que puede extenderse a 2018.

Si un fallo del TSE forzara la salida de Temer del Gobierno, el Congreso debería elegir a un nuevo presidente para completar el mandato, dado que ya se superó la mitad de éste. Temer podría intentar influir en el fallo ante la posibilidad de que dos vacantes en el tribunal le permitan introducir magistrados afines.

Según relatos obtenidos por O Estado de Sao Paulo, los fondos de Odebrecht para la "caja dos" de la campaña fueron girados al estratega João Santana, quien admitió haber recibido esos valores y espera su condena en libertad.

El diario Folha de Sao Paulo reveló también que Odebrecht acusó al senador Aécio Neves, presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), candidato presidencial derrotado en 2014 y uno de los principales impulsores de juicio político a Dilma, de haberle pedido apoyo financiero para su fuerza.

Justamente Neves, luego de haber sido derrotado, fue el autor del pedido de investigación ante el TSE, ya que en la época era un férreo opositor, pero luego se alió a Temer para destituir a Rousseff.

En su relato, Marcelo Odebrecht dijo que nunca trató con Dilma el asunto de donaciones de campaña sino que lo hacía con el exministro de Economía Guido Mantega.

"Es falsa la información de que Dilma Rousseff habría pedido recursos al señor Marcelo Odebrecht o a cualquier empresario, o incluso haber autorizado pagos a prestadores de servicios fuera del país, o a través de una 'caja dos', en las campañas de 2010 o 2014", señaló la exmandataria en un comunicado.

El empresario, condenado por el juez anticorrupción Sérgio Moro, de Curitiba, narró que en 2007, durante la gestión de Luiz Inácio Lula da Silva, el Gobierno dictó una resolución para el sector petroquímico que benefició a la empresa Braskem, del grupo Odebrecht. "No hubo pedido de soborno", dijo el empresario. Pero aclaró que Mantega tenía la expectativa de que en 2010, para la primera elección de Rousseff, Odebrecht iba a hacer donaciones fuertes. Sin embargo, una parte de esos fondos recién fue usada en 2014.

"Yo no era el dueño del Gobierno, era el bobo de la corte del Gobierno", afirmó Odebrecht, y explicó que hizo donaciones sin recibir contrapartidas en proyectos oficiales.

Agencias AFP, Telam, Reuters y EFE,


y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario