Oposición unifica moción de censura contra Aníbal F.

Edición Impresa

Toda la oposición comenzó a unirse ayer detrás el pedido de moción de censura contra Aníbal Fernández por haber desconocido la orden judicial para que la Policía Federal colaborara con los jueces para permitirles el ingreso la semana pasada a la sede del gremio de Aeronavegantes, en medio de una causa en la que hace dos años una de las listas de ese sindicato denunció irregularidades en la elección.

El PRO se sumó ayer a un pedido de moción de censura que ya había presentado el radicalismo acusando al jefe de Gabinete de «arrogarse funciones judiciales que tiene prohibidas por la Constitución». El propio Federico Pinedo explicó que el proceso, de todas formas, recién podría comenzar en marzo. Para poder aprobar esa moción, que significa el primer paso para la remoción del jefe de Gabinete de su cargo tal como establece la Constitución nacional, las cámaras deben aprobar la interpelación y moción de censura por la mayoría absoluta de las dos cámaras.

«El jefe de Gabinete tiene la responsabilidad de la administración del país y tiene que rendir cuentas. El Congreso lo puede remover. Vamos a acompañar el pedido de los radicales», dijo ayer Pinedo.

La UCR había reclamado la «moción de censura» contra Fernández, al considerar que el jefe de Gabinete había ejercido funciones judiciales al no permitir que la Policía Federal asistiera a los jueces que actúan en la causa del conflicto entre dos sectores del gremio de Aeronavegantes. El jefe de ministros admitió que no cumplió con la orden judicial: «Estábamos frente a dos sentencias judiciales antagónicas de imposible cumplimiento y, con dos sectores en pugna, cualquier acción implicaba una situación de enfrentamiento», dijo Aníbal F. y agregó que «no es obligación del Estado reprimir en estos casos y menos terminar en situaciones con personas heridas y eventualmente muertas». También negó la acusación de haber frenado el accionar de la Justicia para beneficiar a la Lista Verde de Aeronavegantes que responde a Alicia Castro, actual embajadora en Venezuela.

El radical Miguel Ángel Giubergia presentó en Diputados un proyecto de resolución, en el que solicitó al Poder Ejecutivo que «ordene la concurrencia de Aníbal Fernández a la Cámara baja para su interpelación en mérito de una moción de censura» que, de acuerdo con el artículo 101 de la Constitución, establece que el jefe de Gabinete «puede ser interpelado a los efectos del tratamiento de una moción de censura, por el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cualquiera de las cámaras, y ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las cámaras».

Dejá tu comentario