Otra incongruencia de AFA y la LPF

Edición Impresa

El lunes por la noche en los pasillos de la AFA comenzó a circular la posibilidad de una amnistía para aquellos jugadores que deben cumplir sanciones, una resolución que -de concretarse- contradice claramente al reglamento establecido de antemano.

Sin embargo tanto la Liga Profesional de Fútbol como la AFA ya tomaron como una costumbre cambiar el rumbo beneficiando a algunas y perjudicando a otros. Y siempre los beneficiados son los llamados equipos grandes.

Ahora, una nueva injusticia está a punto de cometerse. Hoy habrá una reunión de Comité Ejecutivo para definir si perdonan o no las sanciones de los jugadores suspendidos. El Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino planea anular las sanciones de los futbolistas que acumularon tarjetas amarillas o recibieron una roja solo por falta leve sobre el cierre de la temporada pasada. La amnistía involucraría a los jugadores de todas las categorías del fútbol argentino, incluso en futsal y fútbol playa, y se les permitiría disputar la primera fecha con sus respectivos clubes, incluso en futsal y fútbol playa.

Por el lado de Boca, por ejemplo, no entrarían Darío Benedetto (4 fechas por su polémico gesto en el Trofeo de Campeones ante Racing) ni Frank Fabra, quien (3 fechas, dos por expulsión y una por acumular 10 tarjetas amarillas), más allá de que sí pudieron participar de la Supercopa Internacional en Abu Dabi. El resto, Luis Advíncula, Alan Varela, Guillermo Pol Fernández, Sebastián Villa, Diego Pulpo González y el DT Hugo Ibarra podrán estar el domingo.

Lo mismo ocurriría con Marcelo Herrera (5 amarillas) en River y con Jonathan Galván (roja directa ante Boca, desde el banco de suplentes) y Johan Carbonero (roja directa ante Boca) en Racing.

Dejá tu comentario