Otro golpe de mercado

Edición Impresa

En la ocasión, trayendo una baja de cierto calibre bajo el brazo. Un sesgo bajista, después de la fuerte reacción del viernes que se cocinó con iguales argumentos, nada más que utilizados a la inversa. Ya los "palitos chinos" no se extendieron para provocar erupciones y saltos de precios, procediendo los operadores a una inmediata corrección. Con el Merval en su peor momento -8.360 puntos- la caída se fijaba en un drástico 3,5%. Después, esto fue morigerado llegando a un cierre de 8.423 unidades y quedando así con depreción del 2,74% (el índice Bolsa se mantuvo más arriba, con un descenso del 3%). Las diferencias resultaron muy contundentes, por sólo 11 papeles con aumentos, total de 63 perdiendo nivel y otros 4 sin cambios (vale apuntar la gran cantidad de plazas con aperturas, indicativo de buena liquidez general).

El exterior se movió en otro sintonía, mucho más atentos a sucesos graves en Ucrania y Gaza. Sin embargo, Wall Street ya no tiene lugar para emociones y -a pesar de todo- se marcó en baja del 0,4%, guarismo de rueda totalmente normal. El Bovespa prosiguió en la "onda verde", sumó el 1% a su buena cosecha de la semana pasada (como para tratar de indagar si es que cambió la tendencia). En el panel de líderes, hubo daños de distinta magnitud, lo que fue de pérdida de algo más del 1% -Tenaris- hasta descensos superando un 5% (PESA y TECO).

Negocios que volvieron a su base, tras la escalada del viernes, reuniendo $ 140 millones en efectivo. El tramo faltante (unos $ 60 millones) en buena medida corresponde a una retirada compradora, que dejó colgando del vacío a cotizaciones alcanzadas en la rueda previa. YPF -con $ 29 millones- y cerca G. Galicia, a través de $ 26 millones, resultaron los grandes focos de operaciones (una bajando el 2,2% y la otra, un 4%).

Tras los dos violentos cambios de actitud, lo de hoy es terreno de Griesa (en apariencia). La Bolsa, abollada.

Dejá tu comentario