Pakistán: audaz ataque talibán a un consulado de Estados Unidos

Edición Impresa

Islamabad - Al menos 44 personas perdieron la vida ayer en dos atentados en el conflictivo noroeste de Pakistán, cuyos objetivos fueron una reunión política y el consulado estadounidense de la ciudad de Peshawar.

El primer ataque, acometido por un suicida, tuvo lugar en torno de las 12 (hora local) en el distrito de Bajo Dir, situado en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), informó una fuente policial.

El atentado se registró en la localidad de Timergara durante un acto público del Partido Nacionalista Awami (ANP), una formación laica y pastún que gobierna la provincia y que fue objeto de numerosos ataques en el pasado.

Al menos 42 personas perdieron la vida, incluidos muchos militantes del partido, y decenas resultaron heridas, entre ellos el hermano de un senador, según explicó un portavoz del ANP, Zahid Bunairi.

«Es un día trágico, muy triste para nosotros», se lamentó Bunairi, quien agregó que cerca de un millar de seguidores se habían congregado en el lugar para celebrar la reciente decisión de cambiar el nombre de la provincia, que pronto será rebautizada como Khyber-Pakhtunkhwa.

La medida, que sustituye el anacronismo de la época colonial británica por un nombre que alude a la mayoritaria población pastún, va incluida en un amplio paquete de enmiendas constitucionales que será debatido esta semana en las cámaras del Parlamento, ante las cuales compareció ayer el presidente del país, Asif Alí Zardari.

Además, la jornada se vio ensombrecida por otro ataque múltiple ocurrido poco tiempo después en la capital provincial, Peshawar, frente al consulado de EE.UU.

Al menos tres explosiones acompañadas de tiroteos y perpetradas por un comando terrorista sacudieron el barrio de Sadar en un intervalo de unos veinte minutos desde las 13.30 hora local, informó un portavoz policial.

«El objetivo fue el consulado de EE.UU., pero es una zona muy protegida y no pudieron entrar a sus instalaciones», explicó la fuente.

En un comunicado, la embajada estadounidense en Pakistán explicó que dos guardias empleados por el consulado perdieron la vida y un número indeterminado de personas sufrieron heridas en el asalto, que consistió en un atentado suicida con coche bomba y ataques con granadas y armas de insurgentes que trataron de irrumpir en el edificio.

«EE.UU. agradece la ayuda de las fuerzas de seguridad en Peshawar, que respondieron rápidamente al ataque en apoyo del consulado», reza la nota.

Los canales de televisión paquistaníes informaron que varios edificios resultaron afectados por las potentes explosiones y una fuente diplomática de EE.UU. admitió que el consulado sufrió «daños bastante grandes», que no especificó.

Los heridos fueron trasladados a diversos hospitales de la ciudad.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, y el ministro de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, condenaron los ataques en sendos comunicados.

El Ejército paquistaní combate actualmente en algunas áreas de la NWFP y en casi la totalidad de los distritos que conforman el adyacente cinturón tribal fronterizo con Afganistán a la insurgencia talibán, un movimiento que reivindicó la mayoría de los ataques terroristas de los últimos meses.

Los talibanes también se adjudicaron la autoría de la acción de ayer en Peshawar, según los medios paquistaníes.

El país, el único musulmán dotado de armas nucleares, registró en 2009 más de 12.000 muertos en sucesos violentos, un cuarto de ellos en atentados, según un informe del Instituto de Pakistán para Estudios de Paz.

Agencias EFE, AFP, ANSA y Reuters

Dejá tu comentario