Pakistán, resentido con EE.UU.

Edición Impresa

Islamabad - Pakistán enterró ayer a sus soldados caídos y, en un creciente ambiente antinorteamericano, advirtió que pretende revisar su relación con EE.UU. a causa del ataque aéreo perpetrado el sábado por unidades de la OTAN en la frontera con Afganistán, en el que murieron 26 miembros de las Fuerzas Armadas paquistaníes.

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, la titular de la citada cartera, Hina Rabani Khar, telefoneó ayer a su colega estadounidense, Hillary Clinton, para trasladarle la «cólera» paquistaní y tachar el ataque de «desprecio total por el Derecho Internacional y las vidas humanas».

En este sentido, la nota subraya que Khar transmitió también a la jefa de la diplomacia norteamericana que Islamabad piensa ahora revisar su relación con Washington.

El incidente, el más grave ocurrido entre ambos aliados, sucedió el viernes a la madrugada cuando helicópteros de la OTAN, al parecer desplegados en territorio afgano, penetraron en el espacio aéreo paquistaní y atacaron dos puestos de control en la región tribal de Mohmand.

En la acción bélica perdieron la vida 26 soldados paquistaníes, entre ellos un mayor y un capitán, y otros 13 sufrieron heridas. El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, intentó aventar ayer cualquier sospecha al subrayar que el ataque no fue intencionado, aunque no quiso desaprovechar la oportunidad para enviar un mensaje a Islamabad.

«La muerte de soldados paquistaníes es tan inaceptable y deplorable como la de soldados afganos e internacionales», espetó en una nota oficial.

Con esta frase, el responsable parecía aludir, de forma velada, al supuesto apoyo desde Pakistán a redes yihadistas y grupos de extremistas islámicos talibanes que atacan a las fuerzas extranjeras desplegadas en Afganistán.

Estados Unidos, cuyas tropas dirigen el grueso de las operaciones militares en el arco suroriental afgano, se mostró, por su parte, más conciliador y ofreció su ayuda para esclarecer lo sucedido.

Agencias EFE y Reuters

Dejá tu comentario