Paro en Liniers complica el lunes al Gobierno

Edición Impresa

Los sindicatos de la carne de la provincia de Buenos Aires decidieron no permitir el ingreso de hacienda al Mercado de Liniers desde el próximo lunes y por tiempo indeterminado, en reclamo de los subsidios prometidos por el Gobierno para los trabajadores a través del Programa Especial de Asistencia al Empleo que anunció Cristina de Kirchner en abril y que hasta el momento nunca los otorgó.

Ayer por la mañana, la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus derivados se pronunció en estado de «alerta y movilización» a nivel nacional y por la tarde, los sindicatos bonaerenses concurrieron a la Federación donde decidieron por «unanimidad» la medida de fuerza.

El Gobierno prometió en abril pasado subsidios para asegurar a los empleados de los frigoríficos las 200 horas de trabajo, pero hasta el momento no lo otorgó. Mientras tanto, el 90% de la actividad de este sector está trabajando con una reducción en la faena del 30% al 40%, e incluso existen casos en que las plantas están totalmente paralizadas.

«Los compañeros están cansados de promesas que no se cumplen, por eso vamos a llevar adelante esta medida de fuerza. Esperamos que ahora se den cuenta de que con los trabajadores no se juega», aseveró Alberto Fantini, secretario general de la Federación, entidad que nuclea a más de 60.000 afiliados y más de 60 filiales en todo el país.

Fantini explicó que «en este tiempo hubo una disminución de la faena y los primeros afectados fuimos los trabajadores. Por eso era importante este paliativo para que no exista ni un solo despido en el sector. Pero hasta ahora no obtuvimos respuestas. Además, las empresas no presentaron los documentos correspondientes, aduciendo que es imposible dar cumplimiento a la documentación solicitada y el Gobierno, que se había comprometido en su momento a hacer cumplir las 200 horas de trabajo, no actuó con la responsabilidad que debería haberlo hecho».

Es probable que esta medida de fuerza provoque un aumento en el precio de la carne, situación que molestará al Gobierno, principalmente al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que desde hace varios meses intenta mantener el mercado interno abastecido con el objetivo de bajar los precios de la carne.

«No nos importa que el Gobierno y las empresas estén descontentos con la medida de fuerza, no la vamos a levantar hasta que no paguen el subsidio, hace más de tres meses que lo anunciaron y aún estamos esperando. Hay casos de trabajadores que no llegan a las 200 horas y otros que están sin trabajo porque

las plantas están paralizadas. También hay culpa de las empresas que no presentaron la documentación necesaria en el Ministerio de Trabajo», explicó ayer a este diario Carlos Molinares, secretario de Organización de la Federación.

Dejá tu comentario