Parten 79 cubanos hoy a España en exilio forzado por Castro

Edición Impresa

La Habana - El régimen castrista concentraba ayer en La Habana a la mayoría de los 17 presos políticos y a sus respectivas familias que emigrarán hoy a España, como parte de la excarcelación gradual con exilio forzado de 52 disidentes pactada tras un histórico diálogo con la Iglesia.

Al cierre de esta edición, las autoridades habían retirado a una docena de prisioneros de diferentes cárceles de la isla, y los habían reunido en la clínica de la prisión de Combinado del Este, La Habana, donde se les realizaban chequeos médicos y trámites migratorios.

Paralelamente, los familiares -estimados en 62- eran trasladados desde sus provincias al hotel de un instituto del Ministerio del Interior en San Antonio de los Baños. «Están recogiendo a los familiares en sus casas y nos han traído en una guagua (colectivo), y ya nos han hecho las fotos para el pasaporte», afirmó por teléfono Álida Viso Bello, esposa de Ricardo González Alfonso.

«Estamos concentrados en La Habana como 13 o 14 familias. Nos dijeron que nos encontraríamos con ellos en el aeropuerto el día de la partida», añadió Oleivys García, esposa del preso político Pablo Pacheco.

Aceleración

Asimismo, la madre del prisionero Léster González, Mireya Pentón, trasladada con otros parientes desde Santiago de Cuba (900 kilómetros al este de la capital), comentó que estaban «acelerando todo» y siendo «bien atendidos» por las autoridades.

«Estamos esperando los resultados de los chequeos médicos y resolviendo el papeleo migratorio. Todavía no nos han dicho cuándo vamos a viajar», afirmó, por su parte ,Bárbara Rojo, esposa del preso Omar Ruiz.

La Iglesia aumentó a 17 la lista inicial de cinco que saldrán «próximamente» a España: Además de González, Pacheco y Ruiz, irán José Luis García Paneque, Antonio Villarreal, Ricardo González, Normando Hernández, Julio César Gálvez, Mijail Bárzaga, Arturo Pérez, Jorge Luis González, Manuel Ubals, Luis Milán, Alfredo Pulido, Blas Reyes, Ricardo Enrique Silva y José Izquierdo.

Inquietud

Según el canciller español, Miguel Ángel Moratinos, quien viajó la semana pasada a la isla para acompañar el diálogo, los excarcelados «empezarán a llegar a partir del lunes con un grupo de unos 62 familiares». El ministro subrayó su voluntad de recibir a los que deseen emigrar, pero advirtió que su país no va a acoger a nadie «obligatoriamente». El destino de quienes no acepten partir al exilio representa una inquietud para sus familiares y organizaciones de derechos humanos (ver aparte).

Por ese motivo, fuentes diplomáticas afirmaron que personal de la Embajada de España entrevistará en el aeropuerto a los disidentes y sus familias para constatar que la salida es voluntaria.

Según el diario El País de Madrid, la parte española solicitó a las autoridades cubanas que «aporten» toda la documentación posible, «incluidos expedientes médicos y académicos de los liberados», para que cuando lleguen a España puedan ser atendidos y «facilitarles el acceso al trabajo».

Durante el transcurso del primer año, estos cubanos en España dispondrán de vivienda y facilidades laborales, así como especial atención de la Cruz Roja y otros organismos que trabajan con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Como parte del acuerdo, los familiares podrán regresar cuando lo deseen, mientras que los liberados deberán solicitar una autorización del Gobierno.

El régimen de Raúl Castro decidió liberar en un máximo de cuatro meses a los 52 opositores que quedaban presos de un grupo de 75 condenados en 2003 a penas de 6 a 28 años, como fruto del diálogo con el cardenal Jaime Ortega.

Ante el compromiso oficial, el opositor Guillermo Fariñas, psicólogo y periodista de 48 años, abandonó el jueves una huelga de hambre y sed que mantenía desde hacía 135 días para exigir la excarcelación de los 25 presos más enfermos.

La decisión de la isla fue saludada por Europa, Estados Unidos y otros países, y organismos de derechos humanos que habían fustigado a Cuba por la muerte en febrero del preso opositor Orlando Zapata, tras 85 días de huelga de hambre.

Agencias AFP, Reuters, EFE y ANSA

Dejá tu comentario