Paul Krugman, Nobel de Economía

Edición Impresa

Estocolmo (EFE, DPA, AFP) - El economista estadounidense Paul Krugman fue galardonado con el Premio Nobel de Economía 2008 por «su análisis de patrones comerciales y la geografía de la actividad económica», anunció la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

De 55 años y extremadamente crítico con la política económica del presidente George W. Bush, Krugman, profesor de la Universidad de Princeton, de corte neokeynesiano y asiduo colaborador del diario «The New York Times», dijo estar «todavía bastante atónito» por la noticia. La Real Academia también resaltó su contribución para el análisis de los efectos de la globalización y el libre comercio. Además, fue miembro del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca con el presidente Ronald Reagan y asesor del Banco Mundial, el FMI y la ONU.

Krugman presentó por primera vez su modelo a los 25 años, momento en el que arrojó luz sobre las consecuencias del librecambio y el flujo de población y recursos del campo a las ciudades, señaló Peter Englund, miembro de la Academia. Sus ideas, que además incorporan los costos del transporte en la teoría comercial, son utilizadas entre otros en los análisis de la Organización Mundial de Comercio.

El Nobel de Economía reconoce que fue el economista y profesor del MIT, Rudiger Dornbusch, quien lo incentivó a escribir acerca del comercio internacional. Su «nueva teoría», formulada en 1979, permitió superar la explicación del economista británico David Ricardo, vigente desde principios del siglo XIX, que reducía el comercio internacional a las diferencias entre países y que se había mostrado insuficiente después de la II Guerra Mundial.

Krugman partió del concepto básico de «economías de escala», por el que, a mayor volumen de producción, más baratos son los costes, y de que los consumidores demandan variedad de productos. A partir de ahí concluyó que el nuevo fenómeno se explicaba por permitir la especialización y la producción a gran escala, lo que resultaba en costos más bajos y una mayor diversidad de la oferta.

«Aún estoy pensando que no tengo tiempo para esto», señaló Krugman en su primera reacción por teléfono. Inmediatamente después de enterarse que era el ganador del Nobel, se dio una rápida ducha y llamó a su esposa y a sus padres para comunicarles la noticia, relató.

Sobre la actual crisis financiera internacional, Krugman afirmó: «Esto es aterrador. Yo también estoy muy asustado, y lo estoy hoy después de las positivas decisiones europeas del fin de semana y del viernes». Krugman se refería a las medidas adoptadas el fin de semana por el G-7 en Washington y los países de la eurozona en París. «Me alegro de que finalmente la política comience a tener sentido», matizó.

  • Pronósticos

    «Sufriremos una recesión, posiblemente larga, pero quizás evitemos un colapso financiero internacional», pronosticó. También admitió que nunca imaginó la posibilidad de que el mundo experimente turbulencias tan similares a la Gran Depresión de los años 30. Autor de 20 libros, Krugman mantiene su propio blog en «The New York Times» (krugman.blogs.nytimes.com).

    Conocido crítico del neoliberalismo pero defensor de la globalización, Krugman prefiere, además, la cooperación política y económica en lugar de la competencia agresiva. Su último libro publicado este año se titula «Después de Bush: El fin del neoconservadurismo y la hora de los demócratas».

    El galardón, que se otorga desde 1969 con el nombre « Premio del Banco del Reino Sueco en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel», está dotado con diez millones de coronas suecas (u$s 1,5 millón). El rey Carlos Gustavo se lo entregará a Krugman junto a los demás galardonados el 10 de diciembre, fecha del fallecimiento de Alfred Nobel, en la tradicional ceremonia en Estocolmo.

    El año pasado, el galardón fue para los tres economistas -también estadounidenses-Leonard Hurwicz, Eric Maskin y Roger Myerson por establecer las bases de la teoría del diseño de los mecanismos, que determina cuándo los mercados trabajan de manera efectiva.

    Todos los 62 ganadores del Nobel de Economía son hombres, y 48 de ellos estadounidenses. El premio, que fue instituido por el Banco de Suecia, suele recibir críticas por honrar mayoritariamente a defensores de la libre empresa y enemigos de la regulación del Estado.

    El presidente del jurado del Comité Nobel, Mats Persson, despejó, por otra parte, cualquier sospecha acerca de haber premiado a un crítico de los conservadores dos semanas antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos: «Es pura casualidad. No podemos condicionar nuestras decisiones pensadas a largo plazo con acontecimientos externos de esta clase».
  • Dejá tu comentario