14 de septiembre 2009 - 00:00

Pelea por fecha de urnas acelera interna macrista

Mauricio Macri
Mauricio Macri
La última palabra la tendrá Mauricio Macri, quien es el único que tiene la facultad de convocar a comicios, pero la Legislatura porteña está obligada a ponerle fecha a una elección barrial. Lo impuso el Tribunal Superior de Justicia para que el Gobierno de la Ciudad convoque a la elección de comuneros, una votación que rechaza Macri.

El debate será el 20 de octubre próximo, de acuerdo con lo prometido por el jefe del Parlamento local, Diego Santilli, a los magistrados de la Corte. Pero allí, el macrismo llegará con otra interna en carpeta para definir el calendario.

Candidatura

Es que en PRO saben que Macri piensa decidir en marzo si se presenta como candidato a presidente en 2011, es decir, se lanzaría después de las vacaciones a esa carrera. La idea en su entorno sobre que respetaría esos plazos parece no contar con dudas acerca de la competencia nacional del mandatario. Sólo esa posibilidad ya movilizó a quienes pretenden sucederlo en el principal sillón de la Ciudad. Entre ellos hoy está Gabriela Michetti, quien, de acuerdo con sondeos del PRO, contaría con las mejores chances en la tropa. Pero también están quienes proponen a Horacio Rodríguez Larreta, y tendría aspiraciones en el mismo camino Santilli.

Por ahora, en la Ciudad la votación a jefe de Gobierno debe realizarse en una fecha aparte de las presidenciales. Pero un sector del macrismo ya piensa en desempolvar un proyecto de ley para ese trámite que estipula lo contrario.

Así, el recinto del 20 de octubre, donde se decidirá la fecha de la elección de comuneros, anticipará la puja. El PRO, para empezar, quiere que las urnas de los barrios se hagan en forma conjunta a las de jefe de Gobierno, es decir, en 2011. Hay un sector que ya piensa en proponer que se realicen todas las elecciones en un solo paso, es decir, ilusionan con un Macri a presidente que arrastre para las autoridades de la Capital Federal.

De esa manera, la definición de una elección conjunta para comunas y autoridades de la Ciudad llevaría al propósito de un ahorro de urnas que dejaría lugar para que se proponga la unificación de todas las categorías en una sola papeleta.

El escollo que podría encontrar esa movida es, sin embargo, que (por ahora) casi toda la oposición quiere que las comunas se definan el año que viene y no esperar otro más.

Dejá tu comentario