Peor: al fuerte temporal se suma ahora sudestada

Edición Impresa

  Mientras unas 20 mil personas continuaban afectadas por las inundaciones y unas 10 mil seguían evacuadas en al menos 40 municipios bonaerenses, la situación se complicaba anoche con la presencia de una fuerte sudestada, acompañada de lluvias, con vientos de hasta 70 kilómetros por hora.

Durante toda la jornada de ayer, el Servicio Meteorológico Nacional mantuvo la alerta por sudestada "con vientos muy fuertes". La alerta regía para el Río de la Plata, zona costeras y el Delta del Río de la Plata, y se estimaba que vientos de entre 50 y 70 kilómetros por hora permanecerían al menos hasta hoy.

Los pueblos aislados, rutas cortadas, picos de crecida históricos de ríos, campos y barrios enteros bajo el agua son el resultado de la caída de más de 400 milímetros desde hace siete días, cuando el promedio anual en esa zona se sitúa entre 850 y 900. El panorama no parece alentador, ya que el SMN anunció que el tiempo mejorará recién mañana, por lo que el agua estará bajando, en las zonas afectadas, recién en 15 días.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, informó que eran 11 mil los evacuados y que se estiman en 20 mil los damnificados. El funcionario supervisó el despliegue de fuerzas federales en Arrecifes, Zárate, Mercedes, Pergamino y San Antonio de Areco, y consideró que a pesar de que el agua había bajado en una jornada con escasas lluvias, "la situación podría agravarse con la sudestada". No obstante, advirtió que "todos los recursos materiales del Estado se están utilizando para mitigar la situación".

Las localidades más afectadas al cierre de esta edición eran Pergamino, Luján, Lobos, Arrecifes, Salto, Baradero, Navarro y Gregorio de Laferrere, entre otras, a causa de la crecida de los cauces de ríos y arroyos, que seguían alimentándose de los grandes volúmenes de agua que escurrían de los campos.

En el distrito de Luján, el río alcanzó el martes a la noche 5,43 metros, mientras el registro de las 15 de ayer parecía traerle un poco de alivio a la ciudad, ya que mostró una baja en el caudal de agua hasta los cinco metros, pero con la preocupación de que la sudestada y las nuevas lluvias compliquen la situación otra vez.

Mientras, unas 800 personas permanecían evacuadas ayer en la localidad bonaerense de Salto, donde desbordó el río y se anegaron barrios ribereños tras las intensas lluvias de los últimos días. El jefe comunal afirmó que el total de damnificados en el distrito alcanza a 5.000 personas.

En La Matanza, que tiene 1.200 personas evacuadas en siete centros, las localidades más afectadas son Virrey del Pino y Gregorio de Laferrere, mientras el río del mismo nombre desbordó, y el panorama no es alentador para las próximas horas, ya que la sudestada complicará el desagote de la gran masa hídrica que lleva ese cauce.

Dejá tu comentario