29 de abril 2013 - 00:00

Pobreza afecta al 21% (según datos privados)

Pobreza afecta al 21% (según datos privados)
La pobreza afectó a fines de 2012 al 21,1% de la población, según cálculos elaborados por la consultora Federico Muñoz y Asociados (FyM). Este porcentaje surge de tomar canastas básicas alternativas, debido a la baja confiabilidad de los datos del INDEC desde que se comenzó a tergiversar los datos de inflación, y aplicar el monto que arroja esta cesta a los números desagregados que publica en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) el organismo de estadísticas oficial.

Según datos del INDEC, un adulto requiere sólo $ 508 al mes para cubrir sus necesidades básicas. Sin embargo, de acuerdo con los cálculos de FyM basados en tres valuaciones alternativas de canastas básicas (de direcciones de estadísticas provinciales y la que elabora la fundación FIEL), esa misma persona requiere $ 1.075 mensuales para comprar los bienes básicos. De esta manera, cruzando este monto con los de la EPH, el ingreso per cápita del 21,1% de argentinos no alcanza ese umbral, y por ende quedaría bajo la línea de pobreza, explicó Mariano Pereira, economista de la consultora.

Desde que se comenzaron a tergiversar los índices de inflación en 2007, los datos de pobreza e indigencia emprendieron un camino a la baja , lo que, si bien es cierto, no en la cuantía que indican los números oficiales. Según el INDEC, en el segundo semestre de 2012 sólo el 5,4% de los argentinos era considerado pobre ya que no llega a la canasta básica que el organismo dirigido por Ana María Edwin elabora.

El pecado original fue la subestimación oficial de la inflación, que derivó en la grosera subvaluación de la canasta básica que define la línea de pobreza, que determina el umbral de ingresos mínimos necesario para no ser considerado pobre.

"Si bien se registró una ponderable mejoría de los indicadores sociales en los primeros años de gestión kirchnerista, a partir de 2008 los progresos fueron mucho más modestos", señaló Pereira. De hecho, según datos de FyM, la tasa de pobreza del segundo semestre de 2012 se ubica apenas 2 puntos por debajo de la de cuatro años atrás, cuando fue del 23%.

El problema se centra en la alta inflación, con porcentajes de alrededor del 20% anual durante los últimos seis años, que erosionó el poder de compra de los ingresos, impidiendo avances en la lucha contra la pobreza.

Durante estos años surgieron mediciones alternativas, pero en sí ningún estudio privado tiene la infraestructura ni la cantidad de técnicos disponibles para llevar a cabo la tarea de relevar los precios necesarios para elaborar la Canasta Básica de Alimentos y la Total, necesarias para determinar los umbrales que marcan la pobreza y la indigencia. Sin embargo, sin brújula oficial, lo único que resta es hacer aproximaciones que, se busca, sean lo más exactas.

Dejá tu comentario