Por lluvias mejoran cultivos de soja

Edición Impresa

El mercado de Chicago sigue analizando las alternativas productivas de la campaña sudamericana. El estado de los cultivos de soja en nuestro país ha mejorado, como consecuencia de las lluvias recibidas a partir de febrero en las principales regiones productivas, aunque subsisten algunas dudas acerca de la posibilidad de recuperación de las pérdidas inicialmente proyectadas.

En Brasil, la situación no resulta muy clara, y el mercado percibe que la caída en los rendimientos unitarios por hectárea en este país va a resultar significativa.

Para nuestro país, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires sigue confirmando en su panorama semanal una proyección de 46,2 millones de toneladas, en tanto que desde el Ministerio de Agricultura se estima un rango de entre 43,5 a 45 millones de toneladas.

En Brasil, la cosecha de los estados de Rio Grande do Sul, Paraná y parte de Mato Grosso do Sul se ha visto seriamente afectada por sequía y es probable que la magnitud de estos daños no se encuentre completamente justipreciada por el mercado. La CONAB estima una campaña nacional de 69,23 millones de toneladas y es probable que esta cifra se recorte aún más, resultando ya distante de la estimación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) en su último informe, que proyectaba 72 millones de toneladas.

El impacto de la baja productividad brasileña tendrá consecuencias directas sobre sus exportaciones, particularmente en la primera parte del año comercial estadounidense, algo bastante parecido a lo que aconteció en la campaña 2009/10.

También Paraguay recorta sus proyecciones a niveles muy bajos, con estimaciones que rondan los 4,6 millones de toneladas, marcando un fuerte contraste con la campaña del año anterior, que alcanzó los 8,4 millones. Esta circunstancia también impactará en el mercado de exportación mundial. Aquí tampoco el USDA ha tomado aún nota de la situación, con una estimación de 6,4 millones de toneladas en su último reporte.

El mercado internacional de aceites también da cuenta de la situación productiva en esta región. Los precios del aceite de soja han venido registrando importantes mejoras, juntamente con los de palma y canola. También se espera que, tanto en Brasil como en la Argentina, surjan nuevos mandatos legales para incrementar el uso de biodiésel, lo que reduciría la oferta exportable en estos dos países.

Desde otro ángulo, se comienza a definir la intención de siembra en Estados Unidos. La decisión que se tome resulta importante por tratarse del principal país productor de maíz y soja del mundo.

En general, existe la percepción de que se incrementará el área a dedicar con maíz, aunque la reciente mejora en los precios de la soja como consecuencia de la situación climática en nuestra región achicó la relación de precios existente entre el grano forrajero y la oleaginosa. Las existencias finales de soja estadounidense resultan en general ser adecuadas para el ciclo 2011/12, lo que ha generado que la atención actual sea desviada a la situación productiva sudamericana.

La soja registró recientemente las mejores cotizaciones desde octubre del año anterior, en las posiciones mayo y julio de Chicago.

Según la especialista de oleaginosas de Jefferies Bache, Anne Frick, los precios de la soja en el mercado de Chicago podrán alcanzar un rango de entre u$s 479 a u$s 542 por tonelada en la próxima primavera boreal, dependiendo de lo que pueda acontecer con la cotización internacional del dólar, aunque la especialista no cree que la divisa norteamericana se ubique en niveles tan flojos que justifiquen alcanzar la parte más alta del rango proyectado.

El Mercado a Término de Buenos Aires acaba de lanzar su nuevo contrato de cebada forrajera. El flamante producto responde a las necesidades domésticas de arbitrar un cultivo que ha experimentado en nuestro país, tanto en esta versión como en la variedad cervecera, un crecimiento vertiginoso en los últimos años. Los buenos precios internacionales, impulsados por una demanda creciente y la posibilidad de competir sin mayores regulaciones comerciales con nuestro principal cultivo de invierno, el trigo, determinaron un crecimiento en el área de cultivo sorprendente, particularmente en las regiones tradicionalmente trigueras de la provincia de Buenos Aires.

La producción de cebada cervecera en nuestro país, de acuerdo con los últimos datos suministrados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, alcanzó en la campaña recientemente finalizada los 3,65 millones de toneladas, con un área de cultivo que ya casi alcanza el millón de hectáreas.

Así, y de acuerdo con datos del USDA, la Argentina se ubica en el octavo lugar del mundo como productor de este cereal, ligeramente debajo de Estados Unidos. La CEE ocupa el primer puesto mundial, con una producción de algo más de 52 millones de toneladas, seguido por Rusia (16,93 millones de toneladas) y Ucrania (9 millones de toneladas).

Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario