Provincias buscan arrebatarle más retenciones a Nación

Edición Impresa

El cachetazo que sufrió el kirchnerismo en las urnas el pasado 28 de junio potenció previsiblemente los reclamos de las provincias en pos de un reparto más equitativo de la coparticipación al interior.

Más allá de las declaraciones públicas, la primera embestida concreta tras los comicios estallará hoy. Será de la mano de la presentación de un proyecto de ley en el Congreso Nacional para que, en paralelo al reparto a los gobernadores e intendentes del 30% de las retenciones a las exportaciones de soja, también se coparticipe el 30% de las retenciones a las ventas al exterior de hidrocarburos y de otros cultivos, que hoy quedan en los bolsillos de Nación.

La pretensión apunta a nutrir con millonarios recursos -por otros $ 4 mil millones este año- el Fondo Federal Solidario, lanzado por Cristina de Kirchner en marzo de este año para intentar domar algunos de los argumentos de los combativos ruralistas en medio de conflicto con el campo por las retenciones móviles.

La estocada de hoy -que apunta directamente al financiamiento de la Casa Rosada- será dada por legisladores justicialistas díscolos de la Región Centro, que integran Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y que ahora deberán abocarse a buscar los consensos necesarios.

En la práctica, se trata del estreno oficial del trabajo conjunto, tras la elección entre los tres referentes del peronismo crítico de la región: el santafesino Carlos Reutemann, el cordobés Juan Schiaretti y el entrerriano Jorge Busti.

Más allá de los resultados electorales -Reutemann consiguió una ajustada victoria ante el frente socialista, y los candidatos de Schiaretti y Busti no lograron imponerse-, la prometida maquinaria de presión hacia Néstor y Cristina de Kirchner entrará hoy en funcionamiento.

El proyecto lleva la firma de los entrerrianos Gustavo Zavallo, Cristina Cremer de Busti y María de los Ángeles Petit; de los santafesinos Jorge Obeid, Walter Agosto y Ariel Dalla Fontana, y de los cordobeses Jorge Montoya, Beatriz Halak y Arturo Heredia.

«La intención es transcribir el espíritu del decreto que dispuso en su momento coparticipar el 30% de los derechos de exportación a la soja», explicó a este diario Zavallo. «Pedimos que el fondo federal no sólo esté compuesto por esos derechos, sino también por todos los productos que tienen derecho a la exportación: otros cultivos e hidrocarburos», remarcó.

Según Zavallo, el fondo sojero -que no puede ser utilizado para gastos corrientes y sí para obras de infraestructura- «tiene una proyección para 2009 de $ 18 mil millones, de los cuales $ 5.500 millones se coparticiparán a las provincias».

De plasmarse en los hechos la pretensión de la Región Centro, el fondo lograría nutrirse este año de $ 33 mil millones, de los cuales $ 9.500 millones lloverían sobre el interior.

«No nos metemos con las regalías: sólo con los fondos con los que se queda el Gobierno nacional», advirtió Zavallo. En la región hacen el siguiente razonamiento: si las provincias sojeras son «solidarias» y parte de sus derechos a las exportaciones beneficia a otros distritos, por qué entonces no ocurre lo mismo, por caso, con los estados petroleros.

Mientras tanto, no cesan los planteos de gobernadores en pos de la necesidad de un reparto más justo de la coparticipación. Por caso, el gobernador correntino Arturo Colombi -ex radical y hoy cobista- aseguró que «no sirve» el diálogo convocado por la Presidente «si no se plantean los temas concretos que piden las provincias», como «la coparticipación, cuya distribución debe ser rediseñada porque así lo manda la Constitución nacional».

Dejá tu comentario