1 de diciembre 2011 - 00:00

Rajoy emplaza a los gremios: la reforma laboral saldrá en enero

Mariano Rajoy recibió ayer al líder de la central sindical socialista la UGT, Cándido Méndez. Los gremios se oponen a una mayor flexibilización laboral, pero enfrentan el desafío de un desempleo récord y creciente.
Mariano Rajoy recibió ayer al líder de la central sindical socialista la UGT, Cándido Méndez. Los gremios se oponen a una mayor flexibilización laboral, pero enfrentan el desafío de un desempleo récord y creciente.
Madrid - El líder del Partido Popular (PP, centroderecha) y próximo presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, emplazó ayer a los sindicatos y a la patronal a que concluyan un acuerdo para una nueva reforma laboral en España con urgencia, no más allá de enero.

La reforma del marco laboral es una de las principales demandas de las organizaciones empresariales que consideran que la aprobada en junio de 2010 por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que le costó una huelga general, se quedó corta.

Rajoy se reunió ayer con el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Joan Rosell, y con los secretarios generales de los dos sindicatos mayoritarios del país, Ignacio Fernández Toxo, de Comisiones Obreras (CC.OO., procomunista), y Cándido Méndez, de la Unión General de Trabajadores (UGT, socialista).

El líder del PP, que obtuvo una amplia mayoría absoluta en las elecciones generales del pasado 20 de noviembre, fijó en su programa electoral la creación de empleo como su gran prioridad.

Su reunión con los agentes sociales coincidió con la difusión por la oficina de estadística de la UE, Eurostat, de los últimos datos que vuelven a poner a España como el país con mayor tasa de desocupación de todos los socios europeos, con el 22,8%, más del doble de la media comunitaria.

Urgencia

Con el país rozando los cinco millones de desempleados, Rajoy urgió a la patronal y los sindicatos a que se pongan de acuerdo para pactar las bases de la nueva reforma del mercado de trabajo.

El responsable de Comisiones Obreras informó que el próximo jefe del Ejecutivo pidió una respuesta para después de la fiesta de los Reyes Magos, que el 6 de enero marca en España el fin de los festejos navideños.

El titular de la patronal, Joan Rosell, también refirió a la prensa la urgencia transmitida por Rajoy.

«Urge hacerlo lo más rápido posible en esas fechas para que el Gobierno haga lo que tiene que hacer», dijo Rosell, quien se declaró «razonablemente optimista» sobre las expectativas de lograr un pacto con los sindicatos.

«La situación es de urgencia. Nos estamos jugando el futuro del país», agregó el jefe de la CEOE, que cree que «sería bueno que patronal y sindicatos dejaran de lado maximalismos».

Sobre el contenido de la reforma dijo que en la reunión no se entró en detalles concretos, al ser preguntado si abordó con Rajoy un eventual abaratamiento del despido.

Por la parte empresarial -afirmó- «creemos que sería bueno, recomendable, intentar dar alguna señal sobre moderación salarial» y que los convenios colectivos -los acuerdos alcanzados entre los empresarios y los representantes de los trabajadores- no estén tan ligados a la suba de los precios.

El líder de UGT, Cándido Méndez, dijo que transmitió a Rajoy que considera que antes que acometer nuevas medidas se «deberían explorar las posibilidades» del actual marco laboral ya que considera que «hay posibilidades más que suficientes para buscar soluciones».

Dijo asimismo que su sindicato «no se siente presionado» por la fecha del 6 de enero mencionada por Rajoy.

El líder sindical también dio a entender que no cree que una nueva reforma del marco laboral sea la solución a los problemas de España y a la creación de empleo.

El Gobierno de Zapatero aprobó en junio de 2010 una reforma laboral, que no logró que fuera acordada por los sindicatos y la patronal, para intentar frenar la espiral de desempleo causada por el derrumbe del sector inmobiliario y por la crisis.

Estancamiento

Entonces había cuatro millones de desempleados en España, cifra que fue en aumento desde la aprobación de la reforma hasta rondar los cinco millones en la actualidad.

Al alto desempleo se suma en España

el estancamiento de la economía, que no propicia la creación de nuevos puestos de trabajo
.

El Banco de España alertó ayer de que en el cierre del año se está acentuando la debilidad de la demanda nacional y de la actividad económica, influida por el recrudecimiento de las tensiones financieras internacionales y el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento mundial.

Según los expertos, España necesita crecer por encima del 2% para crear empleo.

El nuevo Gobierno que encabezará Rajoy tomará posesión el 22 de diciembre tras la constitución de las Cortes Generales (parlamento) el 13.

Agencias EFE, DPA y AFP

Dejá tu comentario