Rebelión de intendentes en la UCR pide que se vaya toda la conducción

Edición Impresa

No es una sorpresa, sino más bien lo que esperaba buena parte del radicalismo después del final de la ronda electoral de este año: los intendentes de la UCR ya organizan la rebelión para hacerse con el control del partido. Comenzarán con un congreso en Córdoba organizado por el primer triunfador de los candidatos radicales, Ramón Mestre, intendente de Córdoba capital; Víctor Fayad, nuevo jefe de la ciudad de Mendoza; y el cobista Mario Meoni, de Junín, uno de los primeros en adherir.

La convocatoria tiene la curiosidad de cruzar a todos los movimientos del radicalismo, pero tienen un punto en común: los participantes son en su mayoría los que triunfaron en sus ciudades y reclaman no dejar el control partidario en manos de los que perdieron.

No es la única guerra que sobrevuela el partido: la posibilidad de avanzar en la Convención Nacional convocada para el 18 y 19 de noviembre en el Centro Asturiano en una reforma a la carta orgánica que establezca, entre otros puntos, la elección directa del presidente del partido, también divide aguas. Bonaerenses como Leopoldo Moreau o Federico Storani no aceptan ese modelo propuesto por Gerardo Morales, ni otra versión que habla de la instauración de un colegio electoral.

En Córdoba, el propio Mestre picó en punta y lanzó la convocatoria a los rebeldes. Ayer confirmó que «el objetivo de la convocatoria es analizar el papel del radicalismo en las elecciones nacionales y locales», y anunció que el grupo participará de la Convención.

Los intendentes radicales se encontrarán en Tanti, a unos 50 kilómetros de Córdoba, y ya está confirmada la presencia de Fayad, el intendente de Santa Fe, Mario Barletta (que ya se encontró con Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín a discutir sobre la sucesión partidaria), su sucesor José Corral y Gustavo Posse, que renovó pergaminos en la intendencia de San Isidro.

Entre ellos estará coordinando el jefe del Foro de Intendentes Radicales de Córdoba y jefe comunal de Mina Clavero, Alberto Giménez. Fue el mismo quien apuntó uno de los principales problemas que enfrentan los jefes radicales con mando territorial y que el Comité Nacional en la Capital Federal no parece comprender: «Vamos a hablar del fortalecimiento de la capacidad de gestión, porque el primer compromiso que tienen los intendentes es el de generar las condiciones para la gobernabilidad y a mediano plazo vendrá la discusión partidaria», dijo Giménez.

Mientras tanto, Fayad fue más concreto: anunció que la reunión será para «poder llevar adelante un proceso de renovación generacional y avanzar en las cuestiones estructurales, como la carta orgánica».

El mendocino, que sacó el 60% de los votos reconociéndole aciertos a Cristina de Kirchner, es uno de los más críticos, al punto que casi no tiene diálogo con el alfonsinismo: «El radicalismo no acertó el rumbo, no acertó en el diagnóstico y nosotros creemos que podemos llevar adelante una alternativa superadora».

Se debe abrir «un proceso de renovación generacional, que todos podamos hacer un aporte no solamente de cambiar a quienes han venido protagonizando la conducción de los distintos órganos, sino también avanzar con una parte en las cuestiones estructurales, como la carta orgánica».

También los intendentes tienen una propuesta formada sobre las reformas para llevar adelante: «Desde el año 97 hay un proyecto de reforma de la carta orgánica del partido que se explicó en todo el país, que logró todos los consensos necesarios», dijo Fayad. «Tardamos catorce años para ver si modificamos la carta orgánica, que establece órganos de conducción más reducidos y que tienen otra dinámica», afirmó.

Al mismo tiempo, Meoni, que va por su segunda reelección, se sumó a la revuelta exigiendo caras nuevas y exigió terminar con la actual mesa de conducción de la UCR: «Están surgiendo algunos intendentes como Mestre, hay que mirar, hay varios intendentes muy interesantes como Alfredo Cornejo en Mendoza, Corral en Santa Fe, el propio Barletta y algunos de la provincia de Buenos Aires como el Cachi Gutiérrez en Pergamino o Posse».

Dejá tu comentario