Retenciones: campo sigue hoy a la caza de votos

Edición Impresa

La Federación Agraria, que dirige Eduardo Buzzi, se lanzó a la caza de los diputados ex aristas de Solidaridad e Igualdad (SI) para atornillar un piso de 125 legisladores presentes en la próxima sesión especial sobre retenciones móviles. El jefe del SI, Eduardo Macaluse, estuvo reunido con el titular de la FA el miércoles pasado para analizar el proyecto de retenciones segmentadas que su entidad presentó en el Congreso y hoy habrá nuevos contactos en el marco de la reunión que la comisión de Agricultura de la Cámara baja mantendrá sin la presencia de los diputados kirchneristas.
«Si nosotros sentamos desde el vamos al menos a 120 diputados, el kirchnerismo no se va a poder arriesgar a que sesionemos sin su presencia y los diputados oficialistas van a empezar a bajar solos de sus despachos», especulaba ayer el macrista Christian Gribaudo, vicepresidente de la Comisión de Agricultura, que conduce el kirchnerista cordobés Alberto Cantero. Si los nueve diputados del SI que responden a Macaluse acceden a ocupar sus bancas junto al legislador de la CTA, Claudio Lozano, la oposición quedará al borde de alcanzar el quórum de 129 bancas ocupadas para poder modificar el esquema de retenciones.
En la mira
La peronista disidente Paola Spátola también está en la mira de la oposición para llegar al quórum propio la semana próxima. Spátola había votado contra las retenciones móviles y por eso desde la UCR, PRO y Coalición Cívica confían aún en sumarla al pelotón de diputados que apoya el reclamo del campo. También la cordobesa Beatriz Halak, que a diferencia de sus coterráneos Arturo Heredia y Jorge Montoya bajaron la semana pasada a la sesión especial, podría aportar número para debatir un proyecto consensuado de retenciones móviles.
«Que Cantero no convoque a la comisión no es un obstáculo, ya que si llegamos a los 129 diputados, la comisión se puede constituir en el recinto», explicó Gribaudo, quien convocó para hoy a las 10 con carácter de «urgencia» a los legisladores que componen ese cuerpo parlamentario. Más difícil será contar con el apoyo de los entrerrianos del kirchnerista Frente para la Victoria Cristina Cremer de Busti, Gustavo Zavallo y María Petit, quienes la semana pasada recibieron en su despacho la visita intempestiva de Alfredo de Angeli. El líder de la FA de Entre Ríos les advirtió en duros términos que no podrían volver a sus pueblos si no ocupaban sus bancas en la próxima sesión especial convocada por la Mesa de Enlace. El efecto fue contraproducente: la esposa de Jorge Busti salió a denunciar un intento de intimidación y se despegó de los reclamos del campo.
Ayer, Buzzi les reclamó a los gobernadores del justicialismo «que no sean un dique de contención» de los diputados de sus provincias para la discusión, en el ámbito parlamentario, de «un instrumento superador en materia de retenciones». Además, reiteró que «la política agropecuaria de los Kirchner es un desastre» y reclamó al Gobierno «un poco de grandeza intelectual y política» para tratar en el Congreso el proyecto de rebaja de las retenciones a las exportaciones de granos.
En declaraciones radiales, Buzzi dijo que «hay que entender» a algunos gobernadores que aceptaron coparticipar las retenciones a la soja, como Hermes Binner (Santa Fe) y Juan Schiaretti (Córdoba), quienes se pusieron del lado de los productores agropecuarios en el conflicto con la Nación. «Lo primero que esperaríamos es que los gobernadores hagan causa común con los productores. Ahora, si nos remitimos a la historia, salvo Binner y Schiaretti, los demás no hicieron causa común; en lo más álgido del problema el año pasado los demás justicialistas no lo hicieron, ¿por qué esperar que sea distinto ahora?», se preguntó.

Dejá tu comentario