Reutemann avisa que no descarta la presidencia ni la interna PJ

Edición Impresa

El culebrón de verano entre Carlos Reutemann y Eduardo Duhalde escribió ayer un nuevo capítulo con la confirmación de que el senador santafesino no se baja de la carrera presidencial. Ahora el sector de Reutemann avisó que su jefe está dispuesto a enfrentar al bonaerense en una interna del PJ y aseguraron que el ex presidente está «muy atrás» en las encuestas.

El vocero de ocasión de Lole fue el diputado Daniel Germano quien aseguró que el ex gobernador de Santa Fe «nunca descartó la candidatura a presidente, y que más del 50 por ciento de la población se identifica con su candidatura».

Germano
le respondió de esta manera a Duhalde, quien luego de tratar de forzar la candidatura de Reutemann y recibir negativas por parte del senador santafesino, decidió romper filas y desafiarlo a competir con él.

En declaraciones radiales, el diputado santafesino aseguró que Reutemann «nunca descartó la candidatura a presidente» y además sostuvo que Duhalde quiere competir en las internas del justicialismo porque «está herido porque Kirchner invadió su territorio», en alusión a la provincia de Buenos Aires.

Mientras Reutemann mantiene un absoluto hermetismo en torno a sus planes políticos, que incluyen también una eventual candidatura a gobernador de Santa Fe en 2011, desde el kirchnerismo no mostraron preocupación por el prematuro lanzamiento de Duhalde. La jugada del caudillo de Lomas de Zamora no sólo complica el mapa del peronismo disidente en cuanto a las chances de Reutemann en las urnas sino también en cuanto a la competitividad electoral de Francisco de Narváez.

En Olivos están hoy más preocupados por el magnate diputado que por el senador santafesino. Y adjudican el regreso de Duhalde a la arena política a un agudo enojo del ex presidente con el socio de Mauricio Macri. «Más que herido con Kirchner, Duhalde parece furioso con De Narváez», explicaron ayer estrategas del oficialismo en alusión a la independencia de De Narváez en la provincia de Buenos Aires, quien ya construye su perfil presidencial sin incluir al ex compañero de fórmula de Carlos Menem.

Mientras tanto un sector del peronismo disidente, encabezado por otro presidenciable como el chubutense Mario Das Neves, acusa a Duhalde de ser funcional a la candidatura del radical Julio Cobos. Por eso ayer Duhalde reiteró que «no se pueden volver a mezclar radicales y peronistas», en referencia a la fórmula de la Concertación Plural que integraron la presidente Cristina de Kirchner y su vice Cobos.

«Es un disparate repetir los errores del pasado», sostuvo Duhalde, quien consideró que «no se puede volver a mezclar radicales y justicialistas para una lista de presidente y vice. Esto ha sido un fracaso con el Frepaso y otro fracaso ahora».

En declaraciones radiales, el ex presidente insistió en la necesidad de favorecer el bipartidismo porque, según estimó, en ese marco «hay una oportunidad de futuro muy importante».

«Es necesario que los dos grandes partidos argentinos se reestructuren para llegar a 2011 con políticas de Estado previamente acordadas en las que todos los argentinos sepan cómo vamos a tratar cada uno de los problemas importantes»,
afirmó.

En esta línea, el bonaerense resaltó que si los argentinos llegan a las elecciones «dispuestos a trabajar juntos, en un año o dos le pisamos los talones a Brasil», y evaluó que «ésa es la potencialidad» del país.

«Cuando asumí la presidencia con el que se vayan todos los dirigentes políticos estábamos menos diez. Un año y medio después me fui con el 52% de imagen positiva», explicó el ex jefe de Estado. No aclaró por qué en ese año, 2003, no fue él el candidato a presidente del oficialismo.

Dejá tu comentario