Revelan que Maduro importa el petróleo que entrega a Cuba

Edición Impresa

Lo demostró una investigación de la agencia Reuters, que tuvo acceso a cientos de documentos del PDVSA.

Houston - La petrolera estatal venezolana PDVSA compró este año cerca de 440 millones de dólares en crudo extranjero y lo envió directamente a Cuba en condiciones flexibles de crédito, que a menudo implicaron pérdidas, según documentos internos de la empresa a los que Reuters tuvo acceso.

Los envíos constituyen la primera prueba documentada de que el país miembro de la OPEP adquiere crudo para abastecer a sus aliados regionales en lugar de venderles petróleo de sus propias reservas.

Venezuela realizó las entregas con descuentos, que no se habían informado anteriormente, pese a su gran necesidad de divisas para sostener su economía e importar alimentos y medicinas en medio de una escasez generalizada.

Las compras de petróleo en el mercado abierto para subsidiar a Cuba, uno de los pocos aliados políticos que le quedan a Venezuela, revelan el profundo deterioro de su sector energético bajo el Gobierno de Nicolás Maduro.

Las compras se produjeron luego de que la producción de crudo de Venezuela tocara un mínimo de 33 años en el primer trimestre, una baja de 28% en 12 meses. Las refinerías del país operaron en ese lapso a un tercio de su capacidad y miles de trabajadores renunciaron en meses recientes.

PDVSA compró el crudo hasta 12 dólares por barril más caro de lo que facturaba cuando enviaba el mismo petróleo a la isla, según precios en documentos internos revisados por Reuters. Pero es posible que Cuba nunca pague en efectivo por los cargamentos, ya que Venezuela siempre aceptó bienes y servicios a cambio de petróleo bajo un pacto firmado en 2000 por los difuntos líderes Hugo Chávez y Fidel Castro.

PDVSA y los gobiernos de Venezuela y Cuba no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre la revelación.

El Gobierno de Venezuela dijo en el pasado que solo importa petróleo para mezclarlo con su propio crudo extrapesado, a fin de mejorar su calidad y crear un producto exportable, o para alimentar su refinería en Curazao. Pero cientos de documentos de PDVSA examinados por Reuters, que detallan las importaciones y exportaciones de enero de 2017 a mayo de este año, muestran que la compañía ahora está comprando crudo a precio de mercado para entregarlo a sus aliados cubanos en envíos que nunca pasan por Venezuela.

El petróleo que PDVSA adquirió para Cuba era crudo Urales de Rusia, según los documentos, una variedad muy adecuada para las refinerías cubanas construidas con equipos de la era soviética.

PDVSA compró el crudo a firmas chinas, rusas y suizas, no con dinero en efectivo, sino bajo la promesa de que la estatal entregaría otros envíos de petróleo más tarde, según los documentos.

Eso se suma a las enormes deudas de Venezuela con firmas estatales rusas y chinas que se pagan con petróleo, luego de que el país sudamericano recibiera más de 60.000 millones de dólares en préstamos que compensaron sus huecos presupuestarios en medio de la caída de sus exportaciones y de los precios del petróleo.

Las entregas subsidiadas buscan mantener el apoyo político de Cuba, parte del menguante grupo de aliados de Venezuela, según diplomáticos, políticos y ejecutivos de PDVSA.

"Maduro está entregando todo lo que puede porque el respaldo de estos países, especialmente de Cuba, es todo el apoyo político que le queda", dijo un alto funcionario del Gobierno venezolano que no quiso ser identificado.

Venezuela ha estado bajo una creciente presión internacional debido a que Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá sancionaron al país y a funcionarios del Gobierno por lo que consideran intentos de Maduro de cimentar una "dictadura". Mientras Venezuela gasta en importaciones de petróleo, compró al exterior menos productos de los que sus ciudadanos carecen en casa.

El gasto venezolano en importaciones no petroleras se redujo de casi 46.000 millones de dólares en 2011 a 6.000 millones en 2017, según datos del Banco Central de Venezuela y de Ecoanalítica, una entidad de investigación económica con sede en Caracas.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario