Río Negro: un oasis blanco en las Salinas del Gualicho

Edición Impresa

Con 35 kilómetros de largo y 18 de ancho es la salina más grande del país, y está ubicada a 50 kilómetros de la villa turística Las Grutas, cerca de San Antonio Oeste.

Las Salinas del Gualicho, un oasis blanco que constituye la tercera superficie de sal más grande del mundo, son uno de los atractivos turísticos que Río Negro planea potenciar para los meses de otoño e invierno con la realización de caminatas por superficies similares a las de la luna y de visitas guiadas en las que se pueden apreciar los vestigios de la cultura tehuelche.

Este cuerpo salino, que con 35 kilómetros de largo y 18 de ancho es el más grande del país, está ubicado a 50 kilómetros de la villa turística Las Grutas, cerca de San Antonio Oeste, y entre sus principales atractivos se destaca el color de sus atardeceres, que por el reflejo del sol sobre el intenso blanco de la sal cuenta con una amplia y hermosa gama de colores.

El camino que conduce a este inmenso espacio blanco se caracteriza por la presencia de vegetación típica de la estepa patagónica, en la que sobresalen arbustos como el molle, el calafate, el neneo, la mata de fuego y la negra y las jarillas, y pastizales conformados por coirones, gramíneas perennes de hojas duras y punzantes que forman matas bajas y compactas.

La fauna del recorrido que separa a Salinas del Gualicho de Las Grutas permite avistar más de 100 tipos de aves, entre ellas martinetas, choiques, gavilanes y bandurritas, y mamíferos como pumas, guanacos, peludos, gatos pajonales, zorrinos patagónicos y hurones.

Esta extensa alfombra blanca presenta desniveles de hasta 2 metros de alto porque hace por lo menos 300 millones de años estuvo cubierta por agua de mar, un motivo por el cual en sus capas más profundas se suelen encontrar huesos de animales petrificados y hasta dientes de tiburón.

Durante la visita al salar se puede observar la cosecha y el movimiento de camiones y máquinas que parecen viales pero que sirven para barrer los cristales de cloruro de sodio.

Cómo llegar desde Ciudad de Buenos Aires

Distancia: 1.100 km

Consumo nafta:

108 litros

Costo peajes: $135

Costo total: $2.500

El dato

Las visitas guiadas culminan con otra experiencia que atrae a los turistas y que pasa por la degustación de comidas típicas de esa zona patagónica, con preponderancia de productos como el cordero y los frutos de mar.

Dejá tu comentario