Rusia evalúa rescatar a Grecia si le pide ayuda

Edición Impresa

 En medio de las escaramuzas entre Rusia y las potencias occidentales y de Grecia con sus socios del euro, ayer sorprendió el Gobierno ruso de Vladímir Putin al señalar que evalúa ayudar financieramente a su par heleno después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras defendiera a Moscú. Rápidamente los medios norteamericanos salieron a advertir las consecuencias de una alianza de Grecia y Rusia.

Ayer el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, aseguró a la cadena norteamericana CNBC que Rusia está considerando ayudar financieramente a Grecia. La delcaración llega sólo días después de que el nuevo Gobierno griego de Syriza cuestionara en Bruselas las sanciones contra Rusia. Siluanov afirmó que Grecia todavía no ha pedido ayuda Moscú, pero que no descarta un acuerdo entre ambos países si Atenas les pide asistencia. "Podemos imaginar la situación, si hay una petición de ayuda al Gobierno ruso nosotros la consideraremos, pero tendremos en cuenta todos los factores de nuestra relación bilateral, es lo único que puedo decir, si ellos mandan una solicitud, la consideraremos", aseguró a la cadena CNBC.

Días atrás, Bruselas discutió la necesidad de aprobar más sanciones contra Rusia por la invasión del este de Ucrania de la superpotencia. En ese debate, el nuevo Gobierno griego se distanció de la mayor parte de los países que pedían un incremento de las sanciones contra Rusia. Siluanov, en línea con algunos de los argumentos esgrimidos por Grecia, aseguró que "las sanciones que se han impuesto ya contra Rusia están teniendo un efecto negativo en nosotros. Sin embargo, las compañías rusas se han adaptado y también la balanza de pagos de nuestro país, la debilidad del rublo prosigue, y nosotros simplemente vivimos con ello".

Por su parte, los medios norteamericanos se plantean si el nuevo aliado de Putin es Grecia, el país fundador de la democracia, y cuya continuidad en la zona euro se encuentra desde hace años en entredicho En ese caso, aseguran, Putin podría lanzar un nuevo "misil" a Berlín, dado que las relaciones entre Europa y Rusia viven su peor momento desde la Guerra Fría por el conflicto en Ucrania.

Vale recordar que Tsipras no tuvo ningún reparo en reunirse con el embajador de Rusia pocas horas después de asumir su cargo, y Grecia viene cerrando acuerdos comerciales con Rusia debido al importante volumen de productos que importa.

Dejá tu comentario