Se acabó la tristeza

Edición Impresa

TM Después de las dos derrotas ante Real Madrid se hablaba del "ocaso" del Barcelona y que a Lionel Messi se lo veía triste, sin la felicidad que tiene habitualmente para jugar.

Eran especulaciones, sobre todo de los medios de Madrid (Marca, As, El País etc.) que hace mucho quieren que el Barcelona vuelva a ser un equipo terrenal. Pero otra vez se quedaron con las ganas.

Barcelona volvió a ser "el mejor equipo del mundo", como muy bien lo reconoció el técnico del Milan, Allegri, después del partido y Lionel Messi fue su estrella fulgurante y el que hizo los dos goles más importantes, los primeros que ponían en paridad las cosas, después de la derrota en Italia por 2 a 0.

Primero de penal y después con un remate de zurda, luego de un zig zag caractéristico de derecha hacia el centro. Messi abrió el camino para una victoria espectacular, ante un Milan que tuvo una situación clara para descontar, pero Niang la hizo rebotar en un poste.

Barcelona mostró todo su repertorio: toques, gambetas, desbordes de sus laterales manejados por sus tres "dueños". Xavi en el comienzo de la jugada, Iniesta en la prosecución y Messi en la definición. El equipo dirigido por Sergio Roura presionó con mucha categoría en el medio, asfixiando a un Milan que nunca pudo manejar la pelota y que apenas pudo esbozar algún contraataque.

En el segundo tiempo, David Villa marcó el tercero y cuando Milan soñaba con un gol de visitante, que lo clasificara, Jordi Alba marcó el cuarto y definitivo, en un contraataque donde llegaron los tres delanteros, los tres volantes y el lateral izquierdo, que fue el que marcó. Lo que se dice un equipo ofensivo.

En el otro partido hubo sorpresa porque el Galatasaray de Turquía derrotó con un gol a los 4 minutos de tiempo adicional por 3 a 2 al Schalke 04 en Alemania y lo eliminó. Recordemos que en la ida los alemanes habían ganado 1 a 0 en Turquía.

Dejá tu comentario