Secuestran y liberan a un joven tras pago de rescate

Edición Impresa

Un joven de 29 años fue secuestrado ayer por delincuentes que lo abordaron cuando llegaba a su casa, en el barrio porteño de Villa Urquiza, y finalmente resultó liberado cuatro horas más tarde, tras el pago de más de $ 8.000 de rescate.

La liberación del joven -en buen estado de salud- se produjo en el barrio de Villa Soldati, en el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Según indicaron el propio damnificado y su madre, el secuestro no habría sido «al voleo» y los delincuentes contaban con datos previos de la familia del muchacho, cuyo padre es un profesional del rubro de la construcción. Inclusive, la madre del joven aseguró que ya habían recibido amenazas y poco tiempo atrás su auto había aparecido «lleno de sangre».

El hecho comenzó en la calle Roseti al 2000, cuando el muchacho, llamado Santiago Borda, fue sorprendido por delincuentes en el momento en que llegaba a su domicilio, a bordo de su automóvil Citroën C3, según informaron voceros policiales. Los asaltantes, tres hombres y una mujer a cara descubierta, se llevaron al joven en su propio auto, escoltado por un Peugeot, según contó posteriormente Santiago.

Los secuestradores, de acuerdo con el relato del mismo damnificado, lo llevaron a una vivienda, en la que permaneció varias horas cautivo y luego se apoderaron de su auto. El joven señaló que en ningún momento fue atado, ni amordazado, aunque constantemente recibió amenazas de muerte.

Llamadas

Poco después, la familia comenzó a recibir varias llamadas en las que exigieron la entrega de unos $ 50 mil de rescate, según trascendió, aunque luego se conformaron con una cifra sensiblemente menor. «Primero me trataban mal, pero después cuando se encaminó la negociación, mejoraron», reveló el joven.

De acuerdo con fuentes policiales, un familiar de Borda fue conducido en un sistema de «postas» por los delincuentes, hasta que finalmente le hicieron depositar un bolso con los $ 5.000 y u$s 900 que la familia pudo reunir en un cesto de basura. A esa hora la Policía Federal ya había iniciado un operativo de rastrillaje, en el que fue encontrado el automóvil de la víctima totalmente quemado, en un playón situado en un complejo habitacional de edificios de Villa Soldati, en Lacarra al 3500.

El dato preocupó a la familia por algunos minutos, pero, finalmente, el joven fue liberado cerca de las 7 de la mañana, sano y salvo, en Mariano Acosta al 3400, también en Villa Soldati.

Dejá tu comentario