Sergio García y el final de una larga espera

Edición Impresa

Se convirtió en el tercer español que ganó el torneo, detrás de Severiano Ballesteros y José María Olazábal.

Especial para Ámbito Financiero

EE.UU. - El día en el que Severiano Ballesteros cumpliría 60 años, el español Sergio García le rindió tributo con un triunfo memorable en el Masters de Augusta. El Niño, quien emergió en 1999 tras perder el PGA Championship ante Tiger Woods, debió aguardar 71 torneos de Grand Slam para abrazar una victoria que parecía escabullírsele como tantas otras veces. García tuvo un duelo mano a mano con Justin Rose, actual campeón Olímpico y ganador del US Open 2013, durante la ronda final. El español llegó a llevarle 3 golpes de ventaja en los primeros 5 hoyos (habían salido igualados en 6 bajo el par) pero tres birdies consecutivos del inglés igualó la contienda en el ocho. Los bogeys del 10 y el 11 parecieron reflotar los fantasmas del pasado para García, que pasó a quedar 2 golpes atrás, pero el par en el 13 lo puso otra vez en la contienda. Ambos, Rose y García, se repartieron virtudes y aciertos. El juego psicológico de los últimos hoyos se notaba fundamentalmente arriba del Green, cuando García falló un putt de corta distancia para birdie en la que ni siquiera todo el hoyo, o el que marró en el 72 para ganar sin tener que acudir al Play Off. El sudafricano Charl Schwartzel ocupó el tercer lugar mientras que el norteamericano Matt Kuchar, quien hizo hoyo en uno en el 16, y el belga Thomas Pieters, igualaron el cuarto puesto. El argentino Emiliano Grillo (78) tuvo un mal cierre y quedó en el puesto 51 de los 53 jugadores que pasaron el corte.

García se convierte así en el tercer español en ganar en Augusta detrás de Severiano Ballesteros y José María Olazábal, quien había sido el último en ponerse la Chaqueta Verde hace 18 años. Con su fuego sagrado, ese que tanto se le objetó en los momentos decisivos, e inspirado tal vez en el aniversario del más grande jugador español de todos los tiempos, Severiano Ballesteros, García logró lo que tanto persiguió en su vida.

Dejá tu comentario