Show Business

Edición Impresa

EXPECTATIVA

Penélope Cruz y Javier Bardem volverán a los premios Goya el domingo, lugar en el que podrían ofrecer la primera foto oficial del posible embarazo de Cruz, de la misma manera que «estrenaron» su relación en 2010 y se oyó la primera referencia a su hijo al dedicarle Bardem su premio por «Biutiful» en 2011. La Academia de Cine ha confirmado ayer la asistencia de la pareja más exitosa del cine español -un Óscar cada uno, tres premios Goya ella y cinco él- y su foto podría ser más cotizada si finalmente se confirman los rumores de embarazo que han apuntado los medios estadounidenses. Nominada ella por «Volver a nacer» -en cuya promoción también se miraron con lupa las fotos para alimentar los rumores- y él como productor del documental sobre el Sahara «Hijos de las nubes», vuelven a un escenario con historia. En 2010, tras meses de rumores surgidos del rodaje de «Vicky Cristina Barcelona» y varias fotos robadas, se confirmaba la relación más comentada del momento. Un año más tarde, en enero eran padres de su primer hijo, Leo. Y pese a la consabida restricción que la pareja impone a la prensa sobre su vida privada, cuando Bardem resultó ganador del que era su quinto Goya por «Biutiful», no pudo evitar hacer mención a su familia: «A mi mujer y a mi hijo por despertarme todos los días el corazón y la sonrisa», dijo desde el escenario.



GOYAS de protesta

A propósito de los Goya, el sindicato Unión de Actores y Actrices de Madrid, llamó a sus afiliados que participen de la ceremonia «ya sea como nominados o como presentadores», a aprovechar la coyuntura para «reflexionar sobre la situación actual y la responsabilidad de cada uno ante la misma». «Muchos pueden pensar que la gente de la cultura no debería expresar en público sus opiniones acerca de lo que sucede a su alrededor, que deberían limitarse al ejercicio de su profesión. Pero «también son muchas las personas» que creen que los actores tienen «la responsabilidad de aprovechar el altavoz» del que disponen «y del que tanta gente carece». Según el sindicato, los actores también son ciudadanos que sufren la Reforma Laboral y el paro (la desocupación), son pacientes de la sanidad pública, padecen los recortes en educación, también son padres y conocen y viven de cerca la injusticia de los desahucios». El presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, ya salió a advertir que está decidido a impedir que la gala de este año se convierta en otro «No a la guerra» (en referencia a la ceremonia de 2003 en la que los actores manifestaron su rechazo a la invasión a Irak por parte de EE.UU.) aunque haya motivos suficientes para un «no a la crisis, a los recortes o al IVA».



COMEDIA TAQUILLERA

La comedia «Identity Thief», protagonizada por Jason Bateman y Melissa McCarthy, se ubicó primera en la taquilla con 36,6 millones de dólares y logró ser uno de los cinco mejores estrenos de la historia para una comedia clasificada para mayores de 18 años. Según el estudio Universal Pictures, la recaudación habría inclusive superado los 40 millones de dólares de no haber sido por las fuertes nevadas en el noreste del país. En el film, McCarthy interpreta a una mujer que roba la identidad de un hombre de negocios (Jason Bateman) cuya vida se convierte en una pesadilla cuando intenta recuperar el control y se enfrenta a la ladrona. El segundo puesto fue para «Warm Bodies», la anterior lider de la taquilla, esta vez con 11,5 millones de dólares. Se trata de una comedia romántica protagonizada por un zombi (Nicolas Hoult) que rescata a una joven (Teresa Palmer) de una muerte segura a manos de una horda de muertos vivientes. El tercer lugar fue para el estreno de «Side Effects», thirller psicológico de Steven Soderbergh, con Jude Law, Rooney Mara, Catherine Zeta-Jones y Channing Tatum.

Dejá tu comentario