28 de noviembre 2008 - 00:00

Sólo 15 días para votar más medidas que en todo el año

Claudio Moroni
Claudio Moroni
El fin de año en el Congreso será al más puro estilo kirchnerista. En dos semanas, Diputados y el Senado deberán aprobar dos paquetes de leyes (entre los anuncios anticrisis de Cristina de Kirchner y el malón impositivo), más la Emergencia Pública y la expropiación de Aerolíneas Argentinas. Todo casi sin debate y sumado a la maratón de proyectos presentados por los diputados y senadores que esperan siempre hasta último momento. El miércoles arrancará el frenesí legislativo con la votación de la expropiación de Aerolíneas Argentinas (ver nota aparte) y el mismo día el kirchnerismo pedirá una preferencia para votar una se-mana después la amplia moratoria que anunció el gobierno y el blanqueo para incentivar el retorno de capitales.

Para cumplir con la regla que impera en los últimos tiempos en el Congreso, de todos esos proyectos a debatir nada será modificado, salvo que llegue algún pedido de último momento de la Casa Rosada.

El cronograma de debates se iniciará el martes en un plenario de comisiones donde Carlos Tomada, ministro de Trabajo, y Claudio Moroni, jefe de la AFIP, explicarán el paquete anticrisis.

Ese mismo día a la noche, el bloque kirchnerista debatirá internamente el conjunto de medidas y el jueves el oficialismo emitirá el dictamen. Todo como lo prometió el bloque oficial: en una semana, como cuando el Congreso en Washington aprobó el paquete de ayuda al sistema financiero por u$s 700.000 millones.

Al Senado le queda una tarea más pesada: aún debe aprobar la prórroga de la Emergencia Pública, del impuesto al cheque, del impuesto especial sobre los cigarrillos, la modificación al impuesto a los Bienes Personales y la suba del tributo sobre el gasoil a 22%. A esas decisiones debe sumar, se sabe, todo lo que vote Diputados en la próxima semana.

La visita de Tomada y Moroni el martes a Diputados tiene casi como única misión que los legisladores puedan «sacarse todas las dudas sobre la iniciativa». Será el inicio de las discusiones en las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Legislación del Trabajo, que terminarán 48 horas después con el dictamen. El kirchnerismo quiere que el proyecto llegue al recinto una semana después, el miércoles 10 de diciembre, en una sesión especial.

El próximo miércoles, además, antes de aprobar la expropiación de Aerolíneas Argentinas, los diputados reelegirán a las autoridades de la Cámara para 2009 y aprobarán una serie de proyectos que no presentan disidencias, pero que caducarían si no son tratados durante las sesiones ordinarias.

Con este esquema de trabajo, el Senado estaría en condiciones de votar el proyecto de expropiación de Aerolíneas el miércoles 17 de diciembre, mientras el paquete de medidas sería aprobado el jueves 18 o el martes 23, según el cronograma provisorio que maneja el kirchnerismo.

  • Articulado

    El proyecto ómnibus que impulsa el gobierno ingresó el miércoles pasado por la noche con el nombre Régimen de Norma-lización Tributaria, Promoción y Protección del Empleo Registrado con Prioridad en Pymes, y Exteriorización y Repatriación de Capitales.

    Cuenta con 48 artículos, donde se establece que los contribuyentes y responsables de los recursos de la seguridad social «podrán acogerse -por las obligaciones vencidas o infracciones cometidas al 31 de diciembre de 2007, inclusive-al régimen de regularización de deudas tributarias y de exención de intereses».

  • Cuestionamiento

    En este régimen quedarán incluidas las obligaciones que se encuentren «en curso de discusión administrativa, contencioso administrativa o judicial», por lo que se suspenderán «las acciones penales en curso y de la prescripción penal». Ese será el primer tema cuestionado por la oposición, al punto de que Elisa Carrió presentó ayer una ampliación de su denuncia penal contra Néstor Kirchner por asociación ilícita por considerar que las medidas anunciadas por el gobierno podrían constituir un perdón para la causa por evasión impositiva que se tramita paralela al escándalo del caso Skanska.

    Para conseguir la «regularización del empleo no registrado y la protección del empleo registrado en pymes», el proyecto plantea liberar «las infracciones, multas y sanciones de cualquier naturaleza, correspondientes a la regularización».

    Además, se podrán incluir en un plan de facilidades de pago «las deudas que se encuentren en discusión administrativa o judicial, en tanto el demandado se allane incondicionalmente y asuma el pago de las costas».

    Toda esa redacción está hoy bajo análisis de la oposición, que ya adelantó reparos, no sólo por la amplitud del jubileo impositivo y previsional, sino también por los efectos del blanqueo de fondos depositados en el exterior.
  • Dejá tu comentario