Subió el gasto un 28% y el superávit fue de sólo $ 224 M

Edición Impresa

El superávit fiscal primario de setiembre fue de sólo $ 224,1 millones, el más bajo de los últimos seis años, con una caída del 93,6% respecto de igual mes del año anterior, en una notoria merma que el Gobierno atribuyó al impacto de la crisis internacional.

Para llegar al resultado fiscal de setiembre, los ingresos subieron un 6,4% en la comparación con el mismo mes de 2008, a $ 20.498,1 millones, mientras que el gasto primario creció a un ritmo cuatro veces mayor, un 28,6% a $ 20.498,1 millones.

De esta manera, el ahorro total en lo que va del año ascendió a $ 8.696,3 millones, según anunció el ministro de Economía, Amado Boudou, en una conferencia de prensa que brindó junto con el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y el subsecretario de Presupuesto, Raúl Rigo.

El ministro reconoció que el superávit se redujo pero destacó que la aplicación de políticas contracíclicas «morigeró el impacto» de la crisis económica sobre las cuentas públicas.

El superávit fiscal es uno de los pilares de la política económica de la era kirchnerista inaugurada en 2003, junto con el resultado de la balanza comercial y el dólar alto.

El resultado financiero de setiembre -después del pago de los intereses de la deuda- resultó deficitario en $ 2.179,7, frente al superávit de $ 2.208,3 millones que se había registrado en setiembre de 2008. En tanto, el rojo de los primeros nueve meses del año alcanza a los $ 4.729 millones.

«Mañana, los diarios van a titular fuerte caída del superávit, pero lo real es que seguimos manteniendo el superávit, a diferencia de otros países, como Estados Unidos y España, que tienen déficit que alcanza al 10% del PBI», defendió el ministro.

En la misma dirección, Pezoa justificó que «mantenemos el nivel de gasto que nos permiten aplicar las políticas contracíclicas que son necesarias». El secretario de Hacienda destacó que hay que mirar la calidad del gasto y explicó que el 30% del incremento se explica por los mayores desembolsos en gastos de capital. En ese sentido, destacó que éstos crecieron en setiembre un 45,8%, mientras que las transferencias de capital (obras públicas) lo hicieron en un 99,7%.

El funcionario explicó que el gasto se destinó a inversión en construcción de viviendas, recuperación de rutas y caminos, la terminación de la central nuclear de Atucha y el pago de subsidios al transporte y energía.

Pezoa señaló que parte del gasto tuvo su origen en las prestaciones de la seguridad social, por el incremento de jubilados, y los aumentos salariales del segundo semestre.

Dejá tu comentario