Tensión en Medio Oriente: Irán acusó a Emiratos por el ataque

Edición Impresa

El presidente Hasán Rohaní señaló a un grupo separatista árabe local que trabajaría bajo órdenes de un reino del Golfo. Son 24 los muertos.

Teherán - El Gobierno iraní privilegiaba ayer la pista separatista árabe detrás de un atentado que dejó 24 muertos en un desfile militar el sábado en Ahvaz, al suroeste de Irán, y acusó a un "pequeño" Estado del Golfo de estar detrás de este acto "terrorista".

El balance de víctimas, inicialmente de 29 muertos, fue revisado a la baja, informó ayer la agencia semioficial Isna. Todas las víctimas murieron en la capital de la provincia de Juzestán, a manos de un comando que disparó contra la multitud que asistía a este desfile en ocasión de la Jornada Nacional de las Fuerzas Armadas, que conmemora cada año el inicio por Bagdad de la guerra Irán-Irak (1980-1988). Los cuatro miembros del comando fueron abatidos.

La mayoría de los habitantes de Juzestán son árabes. "No tenemos ninguna duda sobre la identidad de aquellos que hicieron esto", dijo el presidente iraní, Hasán Rohaní, quien acusó a los autores del atentado de haber sido "mercenarios" del dictador iraquí Sadam Husein antes de encontrar, fallecido este, un nuevo "amo en el sur del Golfo Pérsico", pero no nombró directamente a ningún país.

No obstante, Abas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores iraní, anunció que el encargado de negocios de Emiratos Árabes Unidos en Teherán iba a ser convocado debido a las declaraciones de "responsables de ese país" sobre este ataque.

Irán mantiene también tensas relaciones con Emiratos Árabes Unidos, al que acusa de participar en la coalición militar bajo mando saudita que combate en Yemen contra los rebeldes hutíes chiitas. Arabia Saudita, aliado de Estados Unidos, es el gran rival regional de Irán. Los dos países se oponen en varios asuntos en Medio Oriente.

Por su parte, los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la República Islámica, publicaron un comunicado anunciando una "venganza inolvidable" en un futuro próximo.

El sábado, la cadena de TV satelital Iran International, con sede en Londres, difundió una reivindicación en nombre del "Frente Popular y Democrático de los Árabes de Ahvaz".

En un comunicado publicado en su web, este grupo negó cualquier implicación, y acusó a las autoridades de Teherán de haber ordenado el ataque para desviar la atención del apoyo que dan "a milicias en la región".

La República Islámica, no obstante, levantó el tono ante Reino Unido y consideró "inaceptable que un vocero sea autorizado a reivindicar este acto terrorista en una televisión con sede en Londres". También reclamó a Dinamarca y Holanda, a los que acusa de acoger en su suelo a miembros del Frente Popular, que los entregue.

Londres dijo que había tomado nota de la "preocupación" y presentó sus "condolencias".

El guía supremo, ayatolá Alí Jameneí, vio en el atentado "una continuación de la conspiración de los gobiernos de la región a sueldo de Estados Unidos".

En tanto, el Gobierno estadounidense condenó ayer el atentado. Su embajadora ante la ONU, Nikki Haley, dijo que su país "condena todo ataque terrorista, sea donde sea, punto". "Creo que el pueblo iraní ya tuvo suficiente y es de allí de donde viene esto", agregó.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado de Ahvaz, pero las autoridades iraníes no lo tomaron en serio.

Agencia AFP

Dejá tu comentario