Tiempos interesantes

Edición Impresa

Que son tiempos interesantes en el mundo financiero es algo difícil de refutar. Que esto tiene que ver en muchos casos con las valuaciones que se están registrando en el mercado, también.

No nos referimos (aunque podríamos) a la china Aliababa que está a punto de lanzar su IPO y que acaba de incrementar su propia estimación de valor de u$s 117.000 millones a u$s 130.000 millones en apenas dos semanas, sino a fenómenos tan difíciles de explicar cómo, como es que una empresa (Cynk Tech) sin activos ni ingreso por y con solo un empleado está siendo valuada en u$s 6.000 millones.

No decimos que estos dos casos, a los que podríamos sumar todo tipo de activos (cada quien puede armar su propia lista) esté "bien o mal", sino que son el reflejo de un sistema económico distorsionado por la política. Prueba de esto es que mientras las acciones estadounidenses están transitando la zona de máximos históricos, los fondos comunes especializados en acciones norteamericanos registraron una merma de 15.000 millones de dólares y los de bonos un incremento de 28.000 millones de dólares el último trimestre, los que optan por las acciones internacionales sumaron casi 23.000 millones de dólares.

Alguien podría suponer que el 0,9 por ciento que retrocedió el S&P500 en los últimos cinco días (se registró la mayor baja para el S&P500 y el NASDAQ desde abril y la mayor para el Dow en un mes) es una muestra de que las aguas están volviendo al cauce de la "normalidad", pero el 0,2 por ciento que sumó el Promedio industrial el viernes al cerrar en 16.943,81 puntos (aun cuando fuese con el segundo volumen más bajo en lo que va del año) sugiere que nada ha cambiado en la base del mercado.

Estamos en temporada de balances (en los próximos días los papeles tecnológicos pasan al centro del escenario) y vista la casi nula atención a los fenómenos foráneos (lo del Banco Espirito Santo, no fue más que una excusa hueca), sin dudas los estados contables servirán para justificar lo que vaya a ser que ocurra.

Dejá tu comentario