Tiger: “Me defraudé a mí mismo”

Edición Impresa

Volvió Tiger Woods con una conferencia de prensa, previa a su regreso en el Masters de Augusta, que empieza el jueves, donde dijo que su objetivo sigue siendo el de siempre, «ganar», aunque reconoció que regresa con más humildad y consciente de que cualquier victoria es «irrelevante» frente al «daño» que causó a su familia con el escándalo sexual que lo apartó cinco meses de su carrera deportiva y de la vida pública. El astro norteamericano no eludió ninguna pregunta durante la media hora que duró la intensa conferencia de prensa, donde repitió varias veces: «Me defraudé a mí mismo».

Woods negó haber tomado cualquier clase de drogas ilegales: «Nunca mi médico me dio hormonas de crecimiento humano ni ninguna droga para la mejora del rendimiento», subrayó Woods, quien sí reconoció sin embargo haber tomado vicodina y sedantes tras la muerte de su padre Earl en 2006, así como una rotura del talón de Aquiles, además de sus problemas de rodilla. «No he tomado ninguna droga ilegal en mi vida», zanjó.

«No he hecho las cosas bien durante un buen tiempo y tengo que cambiar eso, tengo que ser un hombre mejor a partir de ahora (...) Estoy haciendo todo lo posible cada día por mejorar mi vida y si gano campeonatos en el camino, que así sea, pero también quiero ayudar a gente que no ha aprendido a ayudarse a sí misma, tal como me pasaba a mí», declaró.

«Estoy muy entusiasmado (...), echaba de menos la competición y ver a los colegas», aseguró, aunque a la par admitió que está un «poco preocupado» por no haber competido en tanto tiempo y manifestó su esperanza de volver a recuperar el «sentimiento» del juego y del campo «relativamente rápido».

«He tomado la decisión consciente de intentar rebajar mis arrebatos negativos y mostrar mi respeto por el juego», agregó en un tono inusualmente humilde, tras declararse «anonadado» por el «increíble» apoyo recibido en su primer día de entrenamiento.

Dejá tu comentario