28 de noviembre 2013 - 00:00

Tragedia: se derrumbó el estadio donde se inaugurará el Mundial

Una grúa que estaba colocando una estructura de 500 toneladas se rompió y se desplomó sobre la tribuna, lo que causó el accidente.
Una grúa que estaba colocando una estructura de 500 toneladas se rompió y se desplomó sobre la tribuna, lo que causó el accidente.
San Pablo - "Enorme tristeza", expresó ayer el titular de la FIFA, Joseph Blatter, luego de que dos obreros murieron en Brasil tras desplomarse una gigantesca estructura de metal y las tribunas del estadio Corinthians, que recibirá el partido inaugural del Mundial de fútbol de 2014 el 12 de junio, en San Pablo.

El accidente se produjo cuando los obreros se preparaban para instalar la última parte del techo del estadio, que también albergará otros cinco partidos durante el Mundial de Brasil.

La grúa que alzaba la estructura de 500 toneladas se rompió y se desplomó sobre el estadio, lo que destruyó parcialmente parte de las tribunas.

El estadio, sede oficial del club Corinthians (que decretó siete días de luto), tenía el 94% de sus obras ya terminado, para ser inaugurado en enero, según el cronograma fijado.

Con capacidad para 70.000 aficionados, demandó una inversión de 320 millones de euros. En abril pasado, sucedió un episodio similar en la Arena Palestra, sede del Palmeiras, donde murió un obrero.

El Ministerio Público de San Pablo detectó 50 irregularidades en las obras del estadio. En la lista de defectos en la construcción se destacan la falta de un plan de emergencia, de planos con detalles de las plantas, salidas de emergencia defectuosas y problemas en el plan contra incendios. Ahora el Ministerio Público evaluará si deben paralizarse las obras tras el accidente, al menos por 30 días. Los organizadores de la Copa, sin embargo, negaron que el incidente vaya a afectar el partido inaugural.

La Fiscalía de San Pablo solicitará ahora una pericia para apuntar las causas y el estado de la estructura para evitar que pueda poner "en riesgo la integridad física y la vida de los futuros visitantes".

Otros dos accidentes fatales se registraron en estadios mundialistas: el primero fue en el Mané Garrincha de Brasilia, cuando un obrero de 21 años cayó de 30 metros de altura y murió.

El otro tuvo lugar en el estadio de Manaos en marzo pasado, cuando falleció otro obrero tras caer de una altura de cinco metros.

El estadio de Salvador, Arena Fonte Nova, sufrió un accidente días antes de ser utilizado para la Copa Confederaciones de junio, cuando parte de la membrana de plástico que cubre el techo se rompió tras lluvias torrenciales en la capital del estado de Bahía. No hubo muertos ni heridos.

La realidad es que seis de los 12 estadios del Mundial están en una carrera contrarreloj para terminar las obras a tiempo, con obreros trabajando horas extras o en turnos de noche y día.

Por su parte, la presidenta Dilma Rousseff envió sus condolencias vía Twitter a los familiares de las víctimas. "En este momento de dolor envío mis condolencias a las familias de Fabio y Ronaldo", escribió.

Agencias ANSA y EFE

Dejá tu comentario