¿Transparentes? Precios suben 30%

Edición Impresa

• LA MEDIDA QUE COMENZÓ EN FEBRERO BUSCABA REGULAR EL MERCADO SIN EMBARGO, LOS ELECTRODOMÉSTICOS SIGUEN EN ALZA
Para el Gobierno se trató de un fracaso, se simplificó el programa, pero el consumo siguió en caída al igual que las compras con tarjetas de crédito.

Los Precios Transparentes generaron más dudas que certezas. Hace apenas tres semanas luego de que el Gobierno admitiera que la medida fue un fracaso, la Secretaría de Comercio presentó cambios en su política. La más importante es que los negocios ya no deben informar el costo financiero ni la tasa efectiva anual. Además, los habilita a ofrecer cuotas sin intereses, siempre y cuando el costo de financiación sea absorbido por los bancos o los mismos negocios. A pesar de este giro, el consumo continúa en caída y se desplomó un 30% el uso de tarjetas de créditos. Sin embargo, nada parece detener la suba de precios. Es que desde su implementación, en poco menos de tres meses, los productos de electrónica aumentaron hasta un 30%.

Lo que buscaron con la nueva resolución es simplificar la información que debe exhibirse en los comercios, para de esta forma evitar generar dudas a los compradores y reactivar un mercado que viene en caída. Y esto se debe a que los precios no bajaron lo que el Gobierno pretendía y como si fuera poco, a pesar del fracaso de los Precios Transparentes, siguieron en subida.

Por ejemplo, la primera semana de febrero, ni bien se había anunciado el programa de Precios Transparente un televisor Samsung HD de 50'' costaba $12.480 en una sola cuota, hoy ese mismo producto cuesta $15.599 sin financiación, es decir que sufrió un incremento del 25%. Ahora, quien quiera pagarlo en 12 cuotas también deberá abonar más que hace sólo dos meses y medio. En febrero salía $15.599, hoy con la misma financiación cuesta $18.105, un 16% más. Los ejemplos se repiten, sobre todo en el rubro de los electrodomésticos.

Lo que queda claro es que la política de oferta y demanda no funciona en la Argentina. Es que todos los indicadores muestran una caída del consumo que se profundizó a partir de los Precios Transparentes. De hecho, la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) difundió en su último informe mensual una caída de las ventas minoristas del 4,1 %, sin embargo, los comercios no bajan sus precios, por el contrario, los aumentan, generando una retracción sostenida en el consumo.

A esto se suma la caída de las ventas con tarjetas de crédito y débito que en febrero se desplomaron un 30% respecto de enero, y la cantidad de transacciones bajó 28,3%, en un mercado en el que las compras en cuotas con plásticos pierden terreno, a partir de la flamante medida.

Apenas una semana después de que se implementara el plan del Gobierno, que buscaba sincerar los precios, las principales cadenas ya habían incrementado sus precios un 20% en contado y más del 50% en plan de cuotas. Ahora a esas alzan se suman las subas de un 30% de los precios de los electrodomésticos.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, reconoció el fracaso de los Precios Transparentes y lo vinculó a cuestiones "psicológicas" y a que "se rompió la magia" que había en torno a las supuestas ventas sin interés que sí tenían un costo financiero implícito. Lo cierto, es que más allá de romperse "la magia" de las cuotas, los precios siguen en alza, lo que genera una clara retracción en el consumo.

Dejá tu comentario