Triple triunfo del duro Santorum desacomoda las internas republicanas

Edición Impresa

Washington - Las internas republicanas, en las que aparecía consolidado Mitt Romney, ganaron ayer incertidumbre al confirmarse una triple victoria del ultraconservador Rick Santorum en Misuri, Minesota y Colorado.

La victoria de Santorum dejó en evidencia la desconfianza que una parte de la base republicana, especialmente sectores duros y extremistas, tiene hacia Romney, hasta ahora el principal favorito para enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre. El otro gran perdedor es el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, un hombre de propuestas explosivas que venía perdiendo fueye en las últimas citas, con la sonora derrota en Florida, el 31 de enero.

Buenos resultados

Santorum, un católico ultraconservador, ganó el caucus (asamblea) en Colorado con el 40,2% de los sufragios, delante de Romney (34,9%), Gingrich (12,8%) y Ron Paul (11,7%). Si bien Romney, exgobernador de Massachusetts, era considerado moderado por su trayectoria política, en las últimas semanas radicalizó su discurso y se acercó al marco retórico de sus oponentes internos, lo que le dio resultados para frenar a Gingrich.

La victoria de Santorum en Colorado significa una sorpresa importante en un Estado en el cual hace cuatro años Romney había ganado fácilmente y donde los sondeos previos lo favorecían.

Santorum también se impuso en el caucus de Minesota con el 45%; por delante de Paul, con el 27,1%, y Romney, con el 16,9%.

Más aún, en Misuri, donde la primaria no tiene gran importancia ya que no otorga delegados, Santorum obtuvo una significativa victoria con el 55,2% de los votos, treinta puntos más que Romney (25,3%). Gingrich no estaba inscripto en este Estado.

La performance de Santorum en Minesota y Misuri se dio gracias al apoyo de cristianos evangélicos, pero pocos esperaban que triunfara en Colorado, al oeste de las Montañas Rocosas.

Romney saludó la victoria de su rival. «Fue una buena velada para Santorum», declaró. A pesar de la derrota, «estoy ante ustedes dispuesto a conducir al partido y a dirigir la nación», subrayó en un discurso ante sus partidarios.

Tras conocerse los resultados del martes, los comentaristas estadounidenses volvieron a preguntarse sobre las

razones de la impopularidad interna de Romney, al que la revista Time había consagrado su portada en diciembre con el título «¿Por qué no me quieren?».

«¡Qué noche para Santorum y qué desastre para Romney!», declaró el analista político Charles Franklin, del sitio internet pollster.com. «Esta victoria le da mayor importancia al supermartes» del 6 de marzo, donde hay primarias en una decena de estados, agregó el analista.

«No sé si ganará Santorum ... representa un gran percance (para los rivales), pero son resultados sorprendentes y muestran cuán leve es el apoyo a Romney», declaró por su parte, el profesor de ciencias políticas John Brehm, de la Universidad de Chicago.

Santorum parecía casi sorprendido por su éxito. «¡Sí!... ¡la corriente conservadora está bien viva y muy sana en Misuri y Minesota!», exclamó ante sus partidarios.

Alternativa

Santorum insistió en que sus triunfos no eran apenas simbólicos. «Yo no estoy aquí para pretender ser la alternativa conservadora a Mitt Romney. Yo estoy aquí para ser la alternativa conservadora a Barack Obama...», dijo en su discurso de la victoria en Saint Charles, Misuri.

Romney, que desde que comenzaron las primarias en enero había ganado tres consultas (Florida, New Hampshire y Nevada), sigue siendo el favorito, sobre todo porque dispone de fondos y de una organización muy superior a los de sus rivales. Pero los éxitos de Santorum podrían hacerle más difícil el trabajo, sobre todo si éste consigue ganar el voto de los republicanos allegados al movimiento ultraconservador Tea Party.

La elección primaria republicana se desarrolla estado por estado, donde a cada candidato se atribuye un número de delegados, y el que obtiene mayor número es investido por el partido en su convención a mediados de año para enfrentar al demócarta Obama en los comicios del 6 de noviembre.

En teoría, las tres últimas primarias no cambiaron nada en la carrera por obtener los 1.114 delegados necesarios: el martes únicamente estaban en juego 128 delegados y su distribución aún se desconocía. Según la cadena CNN, Romney contaba hasta antes de las primarias del martes con 106 delegados, Newt Gingrich con 38, Rick Santorum con 22 y Ron Paul con 20. Al cierre de esta edición se definían los nuevos delegados electos.

Las próximas primarias tendrán lugar en Arizona y Michigan el 28 de febrero, antes del «supermartes» del 6 de marzo.

Agencias AFP, EFE y Reuters;

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario