Trueba rodará un documental sobre cine latinoamericano

Edición Impresa

Guadalajara - El español Fernando Trueba, que participa en el Festival de Guadalajara, dijo ayer que filmará un documental dedicado a grandes cineastas y películas latinoamericanos. Sobre el proyecto, que recuerda el de Martin Scorsese consagrado al cine italiano clásico («Il mio viaggio in Italia»), dijo que «es muy personal, una película subjetiva y al mismo tiempo histórica, porque es como una búsqueda de los clásicos del cine latinoamericano para darlos a conocer».

Trueba anticipó que incluirá en su documental al Luis Buñuel de la etapa mexicana, donde filmó «Nazarín» y «Los olvidados», entre otras, y al brasileño Glauber Rocha, director de «Deus e o Diabo na Terra do Sol» («Dios y el Diablo en la tierra del sol» (1964) y fundador del llamado Cinema Novo brasileño.

También estarán películas como la venezolana «Araya», de Margot Benacerraf (1959), la mexicana «La mujer del puerto», de Arcady Boytler, la también mexicana «El compadre Mendoza», de Juan Bustillo Oro, ambas de 1934, y la argentina «El dependiente», de Leonardo Favio (1969).

Trueba dijo que la película tendrá un objetivo histórico, pero también literario. «Que sea una herramienta y que se dé a conocer en bibliotecas, colegios, y al niño se le enseñe sobre cultura latinoamericana», afirmó. Señaló que la película concluirá en los años en que él empezó a hacer cine. «No voy a hablar de mi generación ni posteriores, porque creo que no debo y eso se los dejo a otros».

El realizador español presentó en Guadalajara su más reciente película, «El artista y la modelo», filmada en blanco y negro, con Aida Folch y Jean Rochefort, y dio una clase magistral a estudiantes de cine y profesionales de la industria.

«Me he vuelto bastante egoísta y ahora solamente hago películas sobre las cosas que me interesan a mí, como la música (Chico y Rita) o sobre el arte (El artista y la modelo)». El Festival continuará hasta el 9 de marzo, con los países nórdicos como invitados de honor.

Este año, tuvo la melancólica característica de que con la exhibición de cinco películas en celuloide, entre ellas, la brasileña «Era uma vez eu, Verônica», de Marcelo Gomes, y la uruguaya «Tanta agua», de Ana Guevara y Leticia Jorge, el Festival se despidió de este formato tradicional. «Este es el último año que vamos a ver películas en 35 milímetros en secciones de competencia», dijo Gerardo Salcedo, su programador. «La digitalización ha llegado a los festivales internacionales y es un proceso irreversible. Esto es bueno porque el digital es un formato más manejable y resistente, y es malo porque los permisos para poder verlas son controlados por pocas empresas y son estadounidenses», declaró.

Dejá tu comentario