Trump convierte a EE.UU. en aspiradora de fondos y hunde la inversión global

Edición Impresa

Grandes multinacionales de ese país eligen repatriar fondos para aprovechar la reducción del gravamen a las sociedades.

Ginebra - Las inversiones extranjeras directas en el mundo se hundieron en el primer semestre del año por el efecto de la reforma fiscal votada en 2017 en Estados Unidos, que llevó a muchas multinacionales de ese país a "repatriar" sus beneficios, indicó ayer una agencia de la ONU.

Según el informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), la inversión extranjera directa (IED) cayó a 470.000 millones de dólares en el mundo durante el primer semestre de este año, un 41% menos en un año.

En el mismo lapso de 2017, la IED se había situado en 794.000 millones de dólares.

"La IED en el mundo está a un nivel muy, muy bajo en comparación con hace diez años", dijo el director de la división de inversión y empresas de la UNCTAD, James Zhan, en una conferencia de prensa.

"En conjunto, el panorama sigue siendo sombrío y las perspectivas no son muy optimistas", añadió.

La IED es el tipo de inversión con interés duradero de empresas u organismos de un país en otro país distinto. La noción de "interés duradero" permite distinguir las IED de los flujos únicamente financieros, más volátiles.

Según explicó la UNCTAD, la caída se debe especialmente a "repatriaciones realizadas por las sedes centrales de compañías estadounidenses de ingresos acumulados en el exterior por sus subsidiarias tras la reforma fiscal en Estados Unidos". Ese país es el principal emisor de IED en el mundo.

La reforma fiscal adoptada a finales de 2017 por el presidente Donald Trump, la más importante en 30 años, redujo en particular el impuesto de sociedades, que pasó del 35% al 21%.

La caída se concentró especialmente en las economías desarrolladas, donde los influjos de IED retrocedieron 69% hasta los 135.000 millones de dólares.

Los flujos cayeron considerablemente en Europa (93%), especialmente por las repatriaciones de ingresos estadounidenses; especialmente en Irlanda y Suiza, que recibieron 81.000 millones y 77.000 millones menos respectivamente.

Estados Unidos también registró una caída de las IED de 73% hasta los 46.000 millones.

Los flujos de IED hacia los países en desarrollo cayeron sólo 4% para situarse en 310.000 millones; así, la participación de las economías en desarrollo en los flujos globales de IED llegó hasta 66%, porcentaje récord.

Entre las economías emergentes, los flujos cayeron en Latinoamérica (6%) y en Asia (4%), mientras que se quedaron estables en África.

A pesar de la caída en Asia, la región se situó como la que más IED recibió en el mundo, con 47% del total de inversiones directas extranjeras de la primera mitad del año.

China fue el país que más IED recibió, 70.000 millones de dólares, seguida de Reino Unido (66.000 millones) y Estados Unidos (46.500 millones).

Siguieron Holanda (44.800 millones), Australia (36.100), Singapur (34.700), Hong Kong (33.600), España (29.800), Brasil (25.500) e India (21.600).

En Latinoamérica y el Caribe los flujos cayeron 6% en la primera mitad del año comparado con el mismo período del año anterior.

"Las incertidumbres asociadas con la celebración de elecciones en algunas de las grandes economías de la región se equilibraron con un aumento de los precios de las materias primas", especifica la Unctad.

En Sudamérica la mayor caída fue para Brasil (22%), mientras que otros países de la región obtuvieron grandes incrementos: 158% para Chile; 43% para Perú y 15% para Colombia; en cambio, México registró una caída de 6% y Panamá un retroceso de 13%.

El declive de los flujos de IED contrasta con las tendencias en las fusiones y adquisiciones internacionales (M&As en sus siglas en inglés) y en proyectos verdes.

Las M&As se mantuvieron estables (-1%) en 371.000 millones de dólares -desde los 375.000 millones de 2017- mientras que las inversiones verdes crecieron un 42 % hasta los 454.000 millones de dólares.

Agencia AFP y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario