Turismo: 150 inspectores del BCRA controlan agencias

Edición Impresa

Fue ayer. Pidieron nombres de pasajeros y destinos de viajes. Cruzarán los datos con Migraciones

Más de 150 inspectores del Banco Central salieron ayer después del mediodía a saturar las agencias de turismo. El objetivo: revisar las documentaciones que respaldan las compras de paquetes turísticos al exterior, incluyendo el sistema de "all inclusive", hoteles, alquiler de auto y excursiones. La sospecha es que muchas operaciones en las que se giraron dólares al tipo de cambio oficial son en realidad simuladas. "Si se comprueban ilícitos, quienes participaron quedan sujetos a la ley penal cambiaria y también a delitos tributarios", aclararon fuentes oficiales.

Según pudo averiguar este diario, los inspectores pidieron los nombres de los pasajeros que efectuaron las reservas para luego confrontar si efectivamente salieron del país y utilizaron el servicio. Anteayer, el juez Norberto Oyarbide encabezó un allanamiento en la agencia de cambio Alhec Group con el objetivo de revisar documentación y determinar si se cometieron este tipo de maniobras. De la misma manera se avanzó sobre varias agencias de turismo grandes, como Juliá Tours y algunos operadores turísticos grandes.

Desde el BCR -que dirige Mercedes Marcó del Pont-explicaron que la entidad tiene facultades para realizar inspecciones en agencias de turismo: "Muchas además operan como casas de cambio, con lo cual efectúan el circuito completo que termina con la gira de divisas", señalaron. En caso que se detecten irregularidades, se elevarán sumarios para luego determinar si se cometieron delitos de orden cambiario. Todo transcurrió con total normalidad.

Los datos recabados fueron nombre del pasajero, número de pasaporte, destino del viaje y días en los que permanecieron en el exterior. Además, los nombres de los hoteles en los que pararon en sus destinos.

Los inspectores se quedaron en muchas agencias hasta la noche, recabando toda la información vinculada con los viajes. Según denunció el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, existen sospechas de millonarias operaciones "truchas" al exterior, es decir que en realidad se simulaban viajes que no se efectuaban.

Llama la atención, no obstante, que el Gobierno se vea sorprendido por el aumento en el monto de las divisas que se giraron al exterior por turismo. Según el propio BCRA, en el 2012 el saldo neto que se fue por este segmento llegó a los u$s 4.600 millones. Y las proyecciones para este año marcan cifras superiores a los u$s 6.000 millones, teniendo en cuenta lo sucedido en los últimos cinco o seis meses. El 15% de adelanto de Ganancias y Bienes Personales que se cargó para el uso de la tarjeta en el exterior claramente no desalentó a los viajeros.

Sucede que la brecha cambiaria, actualmente en el 54%, es una invitación para comprar pasajes y servicios afuera, ya que se trata de una de las pocas posibilidades de acceder al mercado oficial. Esta ventaja es tal que muchos no residentes, por ejemplo uruguayos, vienen a la Argentina a comprar pasajes, ya que tienen menores costos en dólares que en su propio país.

Nuevamente se abre la incógnita respecto de la continuidad del régimen turístico que se rige por el dólar oficial, es decir a $ 5,05. La semana pasada hubo rumores de todo tipo sobre un cambio de este régimen. IATA -que agrupa a las líneas aéreas- anunció que no se podrán emitir pasajes en dólares, pero en concreto no hubo cambios en relación con el funcionamiento del sistema.

La gran incógnita, por ende, es si el Gobierno mantendrá este esquema o impondrá cambios para encarecer los viajes al exterior. Por otra parte, algunos especulan que este tipo de operativos busca desalentar a los que quieren viajar al exterior. Pero difícilmente la gente deje de viajar sólo por las inspecciones de la AFIP o del BCRA. El organismo recaudador ya viene limitando hace tiempo la compra de dólares a los que piden billetes para viajar. Si bien se habló esta semana de un límite de u$s 100 por día, en la práctica la venta es mucho menor.

La contracara es una caída en picada del turismo receptivo. "En enero y febrero tuvimos niveles de ocupación del 40%, cuando históricamente la cifra se ubicaba en el 70 u 80% para esta fecha. Vinieron muchos menos turistas extranjeros y se sintió la caída del pasajeros del interior. La situación ya es dramática", explicó un importante empresario hotelero.

Dejá tu comentario