UCR: el puzzle bonaerense se resigna a Alfonsín Jr.

Edición Impresa

Nunca pacífico, el radicalismo bonaerense no se permite treguas. El ordenamiento del partido a nivel nacional no se trasladó, todavía, a la provincia donde el Comité sigue en manos de Daniel Salvador, un «suelto», mientras el resto del mapa pulsea sin pausa.

En ese ruido, sólo asoma una cuasi certeza: Ricardo Alfonsín, por imperio de las encuestas y de ausencia de otras figuras, marcha a consolidarse como el candidato a gobernador aunque él mismo, por momentos, se niega a esa posibilidad y sueña con entrar en una liga mayor.

En los últimos días, en medio de esos sacudones, Leopoldo Moreau salió a marcar distancia con el hijo del ex presidente, que quedó como vice del Congreso, mientras que otros sectores, expansivos, acordaron acciones para avanzar sobre el Comité Provincia.

Fue el caso de Superación Radical, también conocido como Grupo Mar del Plata, núcleo de dirigentes del interior que se posicionó en el cierre de año con el reparto de los cargos legislativos. Se quedó con la jefatura del bloque del Senado, y con una vice de Diputados.

También ubicó, en ese reparto, al director del Banco Provincia, butaca que ocupará el ex senador Diego Rodrigo.

Ahora, mientras avanzan en el armado de la pata conurbano, pretenden la conformación de un consejo asesor en el Comité bonaerense porque, sostienen, la actual conducción partidaria no integra a todos los sectores.

El planteo es conformar una mesa donde estén las autoridades legislativas, delegados del Foro de Intendentes y un delegado de los diputados nacionales por Buenos Aires. Sin eufemismos, pretenden «sentarse» en el partido.

Con Salvador al frente, que fue moroísta pero ahora es un silvestre, el comité deberá funcionar en los próximos meses como ordenador de las tensiones internas de la UCR, marcada por batallas históricas, grupos dispersos y la falta de figuras de peso nacional.

Allí aparece Alfonsín y, como segundo opción, Gustavo Posse, que dejó el kirchnerismo y participó, en las elecciones del 28 de junio, del Acuerdo Cívico. En otro escalón, distante y con su espacio en crisis, asoma Margarita Stolbizer, la ex arista jefa del GEN.

Otro actor es el cobismo, con peso territorial y la impronta del vicepresidente. Mientras que, con el envión del acuerdo en la UCR nacional, siguen con incidencia el MODESO de Moreau y el storanismo residual, que retomaron el diálogo con Julio Cobos por intermedio de Enrique Nosiglia.

Dejá tu comentario