UE-Mercosur: negociarán, sin fecha

Edición Impresa

Madrid - Los países de la Unión Europea y del Mercosur resolvieron ayer reanudar las negociaciones para llegar a un acuerdo comercial, luego de que las conversaciones se frenaran en 2004, aunque no determinaron cuándo.

Según versiones que circularon en Madrid, el primer encuentro será en julio, pero esto no fue confirmado oficialmente.

La reunión de los dos bloques fue presidida por Cristina de Kirchner en su carácter de presidenta del Mercosur por este año, y por José Luis Rodríguez Zapatero que cumple igual función en la UE. El encuentro se realizó horas antes de la VI Cumbre de la Unión Europea y Latinoamérica y el Caribe que comienza hoy en Madrid.

El acuerdo con el Mercosur fue impulsado por Zapatero, aunque simultáneamente los titulares de agricultura de 8 países europeos encabezados por Francia, cuestionaron la conveniencia de una alianza comercial. El presidente español, en tanto, afirmó que «la mayoría de los países de la Unión Europea está a favor de un acuerdo con el Mercosur» y calificó de «muy importante esta posibilidad de incrementar nuestras relaciones entre los bloques».

Por su parte, Cristina exhortó a que el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur «sea una verdadera asociación» e instó a que se ponga fin al doble standard internacional donde los países emergentes son tratados de una manera y los desarrollados de otra. También dijo esperar que «el acuerdo sea una verdadera asociación, esto significa dejarse de ver como clientes y verse como socios», sostuvo la Presidente.

También afirmó que «algunos creen que el proteccionismo está en las aduanas» y agregó que «proteccionismo es subsidiar producciones, eximir de impuestos, dar beneficios a exportaciones, hay muchas formas y todas tienen que ser examinadas», en clara alusión a la actitud de la UE con los productores de sus países.

Antes del encuentro UE-Mercosur, la presidenta se reunió con el juez Baltasar Garzón para expresarle su apoyo luego de que fuera suspendido cautelarmente de sus funciones. Cristina y Garzón se entrevistaron en la embajada argentina de la capital española. La suspensión de Garzón es «una regresión en la concepción de la justicia universal en materia de derechos humanos», aseguró la mandataria.

Por otra parte, la presidenta participó en la inauguración de una nueva oficina comercial de Aerolíneas Argentinas en Madrid, donde hizo una conferencia de prensa informal. Señaló que la Argentina va a solicitar en la próxima cumbre del G20 que se adopte una «mayor y mejor» regulación de las agencias de calificación de riesgos, «para que quede claro qué es lo que miden esas agencias». También dijo que «pagamos nuestra deuda y se nos coloca por debajo de Grecia», y agregó que «la Argentina lleva regulando su deuda desde el año 2005, pagando todo lo que debe, con recursos propios, sin acceder a mercados de capitales».

A su juicio, la situación económica europea debe de ser vista a nivel global, porque «ningún país está libre», primero ha sido Grecia, pero luego «puede ser cualquier otro», por lo que Europa debe buscar «mecanismos de interacción competitivos, porque se ha demostrado que el progreso no es par siempre». Para la presidenta, Europa tiene que buscar con «racionalidad» y «nuevos métodos» la racionalización de un «mundo más estable».

Por la noche, la Presidente participó en la cena organizada por los reyes de España, aunque éstos delegaron la representatividad en el príncipe Felipe. Allí Cristina volvió a hablar a los presentes y destacó la figura del rey Juan Carlos y la reina Sofía «a quienes sentimos muy próximos a nosotros».

Dejá tu comentario