Ultimátum: los liberales dan plazo a Cameron hasta hoy para formar Gobierno

Edición Impresa

• LIMITAN LA INCERTIDUMBRE DEL MERCADO POR LA IMPASSE EN EL REINO UNIDO

Londres - La incertidumbre sobre el destino político del Reino Unido, que se torna riesgosa en el contexto de la crisis griega (y del euro), podría culminar en un lapso corto, quizás horas, ya que Nick Clegg, el candidato liberaldemócrata (centro) que salió tercero, dio anoche un ultimátum de un día para un acuerdo que permita consagrar primer ministro al conservador David Cameron, quien ganó las elecciones sin que le alcance para gobernar sin aliados.

En medio de febriles negociaciones, los líderes partidarios se esforzaban anoche por dar señales de previsibilidad para la apertura de los mercados de hoy, que en medio del tembladeral que es Europa se podrían ver aún más perjudicados por la incertidumbre política. Los equipos conservadores y liberaldemócratas dedicaron seis horas de ayer a tratar de acordar un plan de reducción del déficit fiscal, que es de más del 11% en el Reino Unido. No obstante, unos y otros mantienen diferencias sobre la intensidad y los tiempos del ajuste económico. Mientras los conservadores se proponen actuar de inmediato, los centristas proponen dar más tiempo a la recuperación del crecimiento, que en el primer trimestre fue de un exiguo 0,2%.

En el cierre del fin de semana, Clegg, un joven político con una agenda más próxima a la del laborismo que a la de los conservadores, informó que en la noche de hoy se definiría, lo que en realidad juega como un plazo perentorio para que los conservadores cedan a sus exigencias.

La principal de ellas está relacionada con el reemplazo del sistema de voto uninominal por circunscripción vigente, que permitió que, en los comicios del jueves, el Partido Conservador (PC) cosechara 307 bancas en la Cámara de los Comunes con un 36,1% de los votos; el Partido Laborista (PL) del primer ministro Gordon Brown 258, con un 29,1%; y el Partido Liberal Demócrata (PLD) 57, con un 23%.

El diario The Guardian (centroizquierda) aseguraba anoche en su edición on line que Clegg baraja un pacto con Cameron, pero no descarta un acuerdo con el PL. Según el periódico, esto último conllevaría severos riesgos, en virtud de que podría ser percibida como una alianza contraria a la voluntad popular e incluso pondría en riesgo la victoria de un referendo que modifique el sistema electoral. Ese escenario podría generar otro cimbronazo en los mercados, que el viernes se vieron sacudidos por la combinación de limbo político en el país y el vendaval de malas noticias que provenían de Europa continental.

«Los inversores reaccionarían negativamente a un gobierno de minoría dado el riesgo de que se quiebre el voto de confianza del Parlamento antes de fin de año», indicó Simon Derrick, jefe de estrategia monetaria del Bank of New York Mellon.

Dirigentes laboristas trataron de tentar a Clegg con la promesa de que el primer ministro Brown, poco popular incluso en el electorado de centroizquierda, sería un gobernante de transición por un breve período, para luego dar lugar a otro dirigente del oficialismo. La negociación indica que el apartamiento de Brown, requerido por dos tercios del electorado, según encuestas, debería darse antes del eventual referendo por la reforma electoral, y uno de los reemplazantes que se mencionaban es el ministro de Relaciones Exteriores, David Miliband.

No obstante, la lógica y la historia indican que quien mayores posibilidades tiene de presentar el plan de gobierno ante la reina Isabel II es el conservador Cameron, quien anoche mantuvo la segunda reunión con Clegg después de los comicios del jueves.

The Guardian informó que los conservadores se mostraban renuentes a impulsar en lo inmediato una reforma del sistema electoral, «porque podría separar al partido del poder por generaciones», indicaron fuentes «tories».

Por éstas y otras diferencias, como el grado de integración con Europa, la prensa británica consideraba que sería casi imposible un Gobierno conjunto, sino que el PLD se limitaría a no bloquear a Cameron en la Cámara de los Comunes.

En cuanto a la reforma política, liberales y conservadores habrían avanzado en un proyecto para que la Cámara de los Lores sea electa por voto popular (hoy es una institución de personalidades supuestamente importantes pero no electas) y en la reducción de los integrantes de la Cámara de los Comunes.

Agencias Reuters, EFE y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario