Un empate discreto en Rosario

Edición Impresa

En un partido discreto, Newells e Independiente protagonizaron un empate sin goles, en Rosario, en el debut de ambos en el campeonato. El primer tiempo tuvo un desarrollo pobre, sin momentos de buen fútbol y con escasas situaciones de gol.

No hubo una línea de juego definido, ni desequilibrio en favor de alguno, producto de sus limitaciones para quebrar la resistencia del rival.

Newells, como ya es habitual cuando juega en su estadio, no le encontró la vuelta al partido y apostó a un pelotazo a Joaquín Boghossian o a una pelota parada con destino a las cabezas de alguno de sus tres centrales: Rolando Schiavi, Juan Manuel Insaurralde y Agustín Alayes.

De hecho, la única llegada de riesgo la protagonizó el ex defensor de Estudiantes, a los 35 minutos, pero su cabezazo encontró una estupenda respuesta de Adrián Gabbarini. Independiente tampoco hizo bien las cosas, pero también dispuso de una chance de gol, a los 8, pero el remate de Andrés Silvera fue despejado por Sebastián Peratta.

El segundo tiempo no varió mucho respecto del primero, pero los técnicos buscaron en los suplentes las respuestas que no encontraron en los titulares. Sensini mandó a la cancha a Diego Torres (volvió a jugar después de 11 meses) por Achucarro, a Cristian Sánchez Prette por Lucas Bernardi y a Hugo Barrientos por Mauro Fórmica. Por su parte, Gallego dispuso los ingresos de Patricio Rodríguez, de Leandro Gracián y de Federico González por Mancuello, Busse y Silvera, respectivamente.

A los 28 minutos nuevamente lo tuvo Silvera, pero otra vez Peratta le ahogó el grito de gol. Nombres más, nombres menos, la historia fue la misma y el empate fue el resultado más justo.

Dejá tu comentario