Un empate que pasará al olvido

Edición Impresa

Los dos terminaron conformándose con el empate sin goles o, por lo menos, eso demostraron en la cancha en el segundo tiempo, porque casi no hubo situaciones de gol.

Banfield presentó un equipo alternativo, y Rosario Central todavía no ganó en este torneo, donde sólo marcó un gol en cinco fechas, lo que demuestra su falta de efectividad.

En ese marco de discreción, el equipo rosarino fue un poco mejor en el primer tiempo y no se fue ganando por dos errores del árbitro Gabriel Favale, que no cobró dos penales que le cometieron a Luciano Figueroa, y en el primero de ellos hasta amonestó al delantero.

En el segundo tiempo, el que más forzó el ataque fue Banfield con sus juveniles, pero con el correr de los minutos se fue enamorando del empate. Central, que se había plantado de contraataque, se quedó sin Braghieri expulsado y debió rearmar la defensa, por lo que también se terminó conformando.

En definitiva, un partido con poco fútbol y mucha pierna fuerte, donde Banfield y Central terminaron aburriendo.

Dejá tu comentario