Un retornado, "banca" a Boudou y precios, menú de tribu ultra-K

Edición Impresa

• Abal Medina, a la mesa de UyO y futuro cargo.
• Vice ovacionado.
• Otro plan para reactivar armado hipercristinista.

- Yo quiero que le transmitas a Amado que lo bancamos...

Augusto Costa y Emanuel Álvarez Agis, laderos de Axel Kicillof habían detallado un pronóstico amable de la inflación y cincelado una teoría benévola sobre la devaluación del peso cuando Luis D'Elía lanzó la frase.

- Decile, "Juanchi", decíselo porque sabemos que a Amado no le van a perdonar la estatización de las AFJP -redondeó D'Elía mirando a Juan Zabaleta, funcionario y operador del vice.

La sede de Unidos y Organizados (UyO) en avenida Pueyrredón, frente a Plaza Once, estalló como si gritaran un gol. La ovación se leyó como la adhesión de los presentes a los dichos de D'Elía.

Aunque privada, la vindicación de la cofradía ultra-K es un gesto de contención del vice -rociado por las denuncias del caso Ciccone- y un mensaje cifrado para el planeta cristinista. La semana pasada, los interlocutores de La Cámpora pidieron a dirigentes que "salgan a bancar" a Boudou. La lectura es lineal: el vice es, en el imaginario K, el dique último para preservar a Cristina de Kirchner.

El caso Boudou se coló en la juntada de UyO convocada para que Costa, sucesor de Guillermo Moreno en Comercio, hable del plan Precios Cuidados y Emanuel Álvarez Agis, viceministro de Kicillof, desglose un relato económico posestampida del dólar.

"Lo peor ya pasó, auspició Costa, pero pidió ayuda en los operativos para controlar los precios. "Por primera vez estamos logrando que la devaluación no perjudique los salarios", dijo Álvarez Agis.

La presunción de que el momento más áspero quedó atrás dejó en suspenso la convocatoria para el 21 de febrero a Plaza de Mayo que circuló en estas semanas. El único show que por ahora sigue activo es el que programa, como cada año, el Movimiento Evita (M-E) para el 11 de marzo por el triunfo en 1973 de Héctor "El Tío" Cámpora.

La cita de UyO, colectivo de agrupaciones que gerencia La Cámpora a través de Andrés "Cuervo" Larroque, fue para escuchar a Costa y a Álvarez Agis, pero tuvo como anexo el plan de reactivar ese bloque hipercristinista que quedó congelado en la temporada electoral durante la cual Cristina de Kirchner prefirió, preventivamente, recostarse sobre el peronismo convencional. Ayer, en Casa Rosada, la Presidente se dirigió a Unidos y Organizados cuando denunció intentos de desestabilización. Hay, puertas adentro, otros asuntos.

Un dato que empezó a circular es que La Cámpora, luego de centralizar el manejo de UyO, prometió iniciar un proceso de apertura que implicará la conformación, en principio informal, de una mesa de conducción ampliada donde estarán además de Larroque, Eduardo "Wado" De Pedro, Fernando "Chino" Navarro (M-E), Edgardo Depetri (Frente Transversal), Agustín Rossi (Corriente de la Militancia) y D'Elía (Miles), entre otros. Supone una autocrítica del neocamporismo y, sobre eso, la decisión de flexibilizar el manejo de la agrupación que pretende coronar todo el espacio K.

• Como parte de ese proceso, el exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina (que ayer volvió a ser noticia por una citación judicial) se incorporará al staff del UyO como paso previo para su regreso, formal al Gobierno. En Casa Rosada deslizan que Abal Medina, tras fracasar su designación como Defensor del Pueblo ante el rechazo de la UCR en el Senado, será nombrado al frente de una secretaría (¿a crear?) dependiente directamente de Cristina para circular en sintonía de kirchnerista puro.

A la tenida en la sede de UyO fueron invitados cinco intendentes. Darío Díaz Pérez de Lanús, Jorge Ferraresi de Avellaneda, Mario Secco de Ensenada, Lucas Ghi de Morón y Julio Pereyra, de Florencio Varela. Los primeros cuatro son convocados habituales, pero el jefe de la FAM no, lo cual atiza la idea de apertura. Lo mismo sobre el rol de Ferraresi como coordinador del operativo de "Precios Cuidados" entre los alcaldes que trasluce la intención de darle protagonismo al cacique de Avellaneda, un K explícito que tendrá como prueba de fuego la tarea de sistematizar los operativos de control de precios -"de referencia", según precisó Costa- que prometen llevar adelante los municipios con colaboración de sindicatos y, juntos o por su cuenta, las organizaciones K. Operará vía Defensa del Consumidor y Secretaría de Comercio, pero el pivote político quieren que sea UyO.

• Ese pack incluye la apertura de filiales locales del Mercado Central en los municipios, cuestión que ya encaró Alberto Samid, a quien la progresía K considera, al menos en este asunto, "un aliado". Samid, matarife y matancero, se convirtió en número dos del Mercado Central propuesto por Daniel Scioli. Cuestiones de la contingencia como el salto de Raúl Othacehé, mandamás de Merlo que se mudó al massismo. En UyO, Othacehé no tenía amigos por lo que hubo, casi, festejos apagados ante la mención de que la salida del cacique de Merlo explicita que hay un sector del peronismo que da por terminado el proyecto K.

Dejá tu comentario