Una opción segura

Edición Impresa

Es un modelo global que se ubica entre el Gol y el Golf. Se empezará a comercializar en la Argentina en enero. con una única motorización (un 1.6 de 110CV) y seis niveles de equipamiento. Se fabrica en Brasil.

Enviado especial a San Pablo - Con un concurrido evento en la ciudad brasileña de San Pablo, Volkswagen presentó una de sus apuestas fuertes para 2018: el nuevo Polo, que estará disponible en nuestro país desde enero, vendrá con seis niveles de equipamiento, altos estándares de seguridad y precios entre $320.000 y $420.000 (a valores actuales).

Producido en Brasil bajo la plataforma modular MQB A0, el vehículo quedará posicionado "por arriba del Gol y por debajo del Golf", según comentaron desde la firma, y se comercializará en nuestro país con una sola motorización de 1.6 litros de 16 válvulas, 110 cv y 155 Nm. Los seis niveles de equipamiento serán Trendline (caja automática de 5 velocidades y manual de 6 marchas), Comfortline (manual), Comfortline Plus (automática) y Highline (automática y manual).

El test drive que tuvo lugar en las autopistas paulistas, a bordo de una unidad de entrada de gama, confirmó los avances del auto en cuanto a la dirección y la suspensión, que lo convierten en una variante ideal para desplazarse en la ciudad.



Además, el nuevo Polo es el primer VW equipado con la segunda generación del cuadro de instrumentos digital Active Info Display, que permite integrar la información de navegación y las funciones de conducción y asistencia en las áreas gráficas del velocímetro, según la conveniencia, en una pantalla de 10,25'', un tamaño similar a una tablet.

En cuanto a los sistemas de infotainment, que permiten total conectividad y lectura de distintos archivos digitales, las versiones Trendline y Comfortline ofrecen el sistema Composition Touch 6,5" con App Connect. Mientras que la Highline está un paso adelante con el sistema Discover Media, de pantalla de 8'' y tres entradas USB. Todas las versiones traen de serie soporte para celular sobre el panel, con entrada exclusiva para carga rápida.

Tanto el gerente general de VW Argentina, Cristian García Sarubbi, como el gerente de Producto, Mariano Mlikota, resaltaron que el nuevo Polo marca "el inicio de una nueva era" de la automotriz, en la que los niveles de seguridad, conectividad y confort serán compartidos en todas las versiones, dotando a cada modelo de niveles de innovación superiores a su segmento.

Otros puntos mejorados radican en el mayor espacio en su asiento trasero y un acceso a bordo facilitado por el amplio ángulo de apertura de las puertas.

Con el foco en la seguridad

Sin lugar a dudas, la gran ventaja respecto a sus competidores directos se destaca en el rubro de la seguridad. No solo porque más del 50% de la estructura de la carrocería está formada por aceros especiales, de alta y ultra-alta resistencia, sino que además todas las versiones vendrán equipadas con dos airbags delanteros y dos laterales.

El modelo, evaluado en impacto frontal, impacto lateral e impacto lateral de poste, obtuvo las cinco estrellas en los tests Latin NCAP en los rubros Protección de ocupante adulto y Protección de ocupante infantil. Además, recibió el premio Advanced Award por ofrecer Protección para peatones como estándar.

El nuevo Polo, cuyos valores irán desde los $320.000 del modelo de entrada de gama hasta los $420.000 del Highline (en valores actuales), ofrecerá de serie control electrónico de estabilidad, que, en caso de situaciones críticas, frena una o varias ruedas hasta retomar la estabilidad. Otro recurso de seguridad activa presente será el frenado automático post-colisión.



En sintonía con los tiempos actuales, el sistema de dirección con asistencia eléctrica sólo requiere la energía estrictamente necesaria, lo que termina representando una reducción de hasta un 3% en el consumo de combustible, en comparación con un sistema de dirección con asistencia convencional.

A modo de resumen, la versión Trendline brinda sistema superior de freno ABS, levantavidrios eléctricos delanteros y traseros y llantas de acero de 15". Por su parte, el Comfortline añade sensor de estacionamiento trasero, espejos exteriores eléctricos con luz de giro, faros antiniebla delanteros y llantas de aleación de 15". El tope de gama o Highline suma una cámara de estacionamiento trasera, climatizador automático, sensor crepuscular con activación de luces automática, limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia y sensor de estacionamiento delantero. Como detalle, las palancas de cambios y de freno de mano están forradas en cuero.

Se comercializará en el país en siete opciones de colores: Negro Ninja, Blanco Cristal y Rojo Tornado (sólidos) y Gris Platinum, Azul Noche, Plata Sirius y Plata Tungsteno (metálicos).

Dejá tu comentario