Uno no pudo y el otro se conformó

Edición Impresa

El intenso calor fue un gran condicionante para que el partido no tuviera el ritmo que los dos equipos propusieron, pero también la falta de interés fue un condicionante.

San Lorenzo intentó borrar la mala imagen dejada en el clásico ante Huracán y por eso quiso adueñarse de terreno y pelota desde el primer minuto.

Suplentes

Independiente presentó a los suplentes, reservando a los titulares para la revancha ante Tolima, pero Antonio Mohamed presentó un equipo con inclinaciones ofensivas y dos enganches de oficio (Leandro Gracián y Nicolás Martínez) para abastecer a la velocidad de Martín Gómez y la potencia, a veces también el atolondramiento de Germán Pacheco.

Por eso el partido se hizo interesante, aunque San Lorenzo terminó siempre en un Gonzalo Rovira que caía ingenuamente en posición adelantada. Tanto que le anularon dos goles por ello.

En el segundo tiempo, San Lorenzo logró la ventaja ansiada por intermedio de Cristian Tula, al aprovechar un tiro libre de Aureliano Torres, pero un error del árbitro Sergio Pezzotta le permitió a Independiente empatar.

Gol

Pelotazo largo para la velocidad de Martín Gómez, lo anticipa Bottinelli, pero el mendocino se lo saca con un empujón. Pezzotta dice siga y la pelota termina en Pacheco, quien en el segundo intento y con pifia convierte.

Después las cosas estuvieron claras. Ramón Díaz apeló a todos los delanteros que tenía en el banco y Mohamed armó línea de cinco para llevarse un punto. En ese duelo de estilos ganó el de Independiente, aunque tuvo que resignar sobre el final a Leonel Galeano al que se le fue la pierna y terminó expulsado.

El empate no le sirve a ninguno de los dos, pero a Independiente le cayó mejor, porque fue de visitante y con suplentes. Mientras los titulares sueñan con la Copa Sudamericana.

Dejá tu comentario