Verna le garantiza ahora a Cristina el DNU de reservas

Edición Impresa

El pampeano Carlos Verna condenó a muerte ayer la estrategia opositora en el Senado para frenar el DNU con el que Cristina de Kirchner creó el Fondo de Desendeudamiento que le permite pagar deuda a bonistas con reservas del Banco Central. Verna finalmente firmó el dictamen de su propio proyecto de ley que, si alguna vez es aprobado en Diputados, terminará reemplazando al polémico decreto sobre las reservas. De hecho, Miguel Pichetto incluyó, entre otros cambios, en el proyecto Verna un artículo que deroga el DNU 298/2010. La oposición insiste en que antes de votar esa ley, el Senado debe aprobar la resolución, ya sancionada en Diputados, que rechaza ese decreto, pero con la firma del pampeano ayer en el proyecto que pasó a ser oficialista será imposible que alguna vez reúna los 37 votos para hacerlo.

Verna y su compañera de La Pampa, María Higonet, le dieron así el número al kirchnerismo para sancionar ese proyecto que no tiene futuro en Diputados. La situación, entonces, se encamina a una parálisis en ese debate que sólo beneficia a Cristina de Kirchner ya que en estas condiciones su DNU continuará vigente.

La discusión sobre la firma de Verna en el dictamen incluyó ayer al gobernador de La Pampa, Oscar Jorge. El Gobierno tiene lista ya la liberación de $ 140 millones de deuda que mantiene con la provincia, aunque la firma a esa resolución quedó en suspenso desde que comenzó la guerra por la ratificación del DNU de las reservas y el debate por la nueva distribución del impuesto al cheque. Pero el monto total de la deuda de la Nación con La Pampa asciende a $ 690 millones. Verna se reunió con Pichetto y el santacruceño Nicolás Fernández para discutir el dictamen y fue en esa reunión donde los dos kirchneristas se comprometieron a negociar en la Casa Rosada que se libere el desembolso total a La Pampa.

Así se destrabó la firma de ese dictamen de la ley que le garantiza la tranquilidad al Gobierno con el DNU de las reservas.

Esa firma era la única que faltaba para que el dictamen oficial de las comisiones de Presupuesto y Hacienda, Coparticipación Federal y Economía se convirtiera en el de mayoría y pasara para el tratamiento en el recinto la semana próxima.

El martes pasado, tanto Pichetto como el radical Gerardo Morales tuvieron que suspender la emisión de los dictámenes porque ninguno sumaba las 20 firmas necesarias para la mayoría.

Hasta ese momento, Verna se había mantenido en una posición dura frente al bloque kirchnerista: si bien aportó el proyecto de ley para reemplazar el DNU del Fondo de Desendeudamiento, que fue abrazado inmediatamente por Cristina de Kirchner frente a los embates de la oposición que intentaba rechazarlo en los recintos, aplicando el mecanismo de la Bicameral de control de esos decretos.

Pero el poder de la caja que maneja el Gobierno y la desesperación financiera de las provincias pudieron más. Ahora, si la oposición pretende derogar el DNU, no tendría otro camino que apoyar en Diputados la ley Verna, lo que no hará nunca ya que ese proyecto reproduce como un calco el decreto presidencial que habilitó el uso de los u$s 4.380 millones para cancelar con reservas los vencimientos a bonistas este año.

Ese proyecto es tan similar al mismo DNU que Diputados rechazó la semana pasada que sería imposible convencer a todos los bloques de la oposición a que cayeran en la trampa legislativa que ayer quedó definitivamente consagrada.

Dejá tu comentario