Vidal: gabinete de emergencia para amortiguar impacto

Edición Impresa

La gobernadora analizó ayer con su equipo las consecuencias de las medidas anunciadas por el Presidente. Refuerzan áreas más sensibles.

En el marco de una reunión de gabinete anticipada por los tiempos de "emergencia", María Eugenia Vidal analizó en la tarde de ayer con sus ministros el operativo de blindaje que desplegará para, con refuerzos de fondos, contener a los sectores más vulnerables en medio de la escalada de la inflación.

En cambio, no avanzó en una potencial reforma -como se especuló inicialmente- para eliminar ministerios, a diferencia del borrón de nueve carteras nacionales formalizado ayer por Mauricio Macri. En la administración bonaerense entienden que ya plasmaron los cambios necesarios en ese rubro.

La gobernadora suele encarar la reunión semanal con sus ministros y secretarios los miércoles, en La Plata o en alguna localidad del interior provincial, como ocurrió la semana pasada en Rojas.

Sin embargo, el mensaje ayer de Macri -con la letra chica del ajuste derivado de la tensión cambiaria y del acuerdo con el FMI- obligó a la mandataria de Cambiemos a acelerar los tiempos.

El encuentro -que arrancó pasadas las 18.30 en la sede porteña de la Casa de la Provincia de Buenos Aires- hizo foco en transmitirles a los ministros el detalle de las últimas negociaciones con la Casa Rosada y en analizar los mecanismos de contención social que desplegará el Ejecutivo bonaerense.

Días atrás, la gobernadora ordenó redireccionar partidas presupuestarias por cerca de $1.000 millones para potenciar la asistencia a los sectores sociales más vulnerables a los embates de la inflación, ante la certeza de que la crisis tendrá un correlato en el crecimiento de la pobreza.

Ayer, la mandataria y sus ministros avanzaron en pulir ese estratégico auxilio.

Previamente, Vidal había sido parte de una reunión de mesa chica en la Casa Rosada, junto al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Los tijeretazos confirmados por la Casa Rosada golpean a las provincias pero, en especial, a la administración bonaerense. Un impacto que se mide en términos de obra pública y de millonarias podas en materia de subsidios al transporte y a la prestación de los servicios de energía y agua potable, entre otros ejes.

Clarificar el tenor de los recortes de recursos nacionales será central para avanzar en el armado del Presupuesto provincial 2019, que signará el año electoral en el que Vidal buscará su reelección.

Los anuncios de Nación también impactan sobre las exportaciones primarias de la provincia con el restablecimiento de las retenciones.

Este escenario se da en medio de una escalada de conflictividad de gremios docentes, estatales nucleados en ATE, judiciales y trabajadores de la salud (ver pág. 18), en el marco de la escalada de la inflación tras la severa trepada del dólar.

Dejá tu comentario