13 de marzo 2014 - 00:00

Violenta protesta de los portuarios dejó un herido

El hombre que intentó atravesar la manifestación con su moto fue arrojado del puente. Es discapacitado e iba con su novia embarazada.
El hombre que intentó atravesar la manifestación con su moto fue arrojado del puente. Es discapacitado e iba con su novia embarazada.
Tras una violenta protesta del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), en la que un motociclista fue arrojado desde el puente Avellaneda, el secretario general del gremio, Juan Corvalán, anunció su renuncia con duras críticas al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al que acusó de "organizar" el despido de once trabajadores.

"No quiero saber más nada con esto. Renuncio como secretario general. No quiero hacer otro corte mañana (por hoy) y lastimar gente para recuperar lo que Ministerio de Trabajo nos saca", afirmó Corvalán.

El dirigente sindical se pronunció de esta forma tras un grave incidente ocurrido en el puente Avellaneda, donde el SUPA protestó cortando el tránsito para pedir que se les permita trabajar a once empleados, y un motociclista fue golpeado y arrojado desde lo alto del cruce vial que une la Capital con la provincia de Buenos Aires, luego de que intentara atravesar el piquete con su novia. Al respecto, el dirigente descartó que quienes hayan arrojado al vacío al motociclista, que era discapacitado y usaba una pierna ortopédica que quedó totalmente destruida por la caída, y sufrió heridas graves en la cabeza, hayan sido trabajadores del SUPA, pese a que en las imágenes de televisión se observa a manifestantes de ese sindicato golpeando al conductor.

Agregó que "el muchacho de la moto" que resultó atacado "salió de los edificios de adentro, de los monoblocks" de la villa y admitió que, por eso, la protesta "se les fue de las manos". "Fue una pelea de ellos, de la villa, que se conocen. Por eso, cuando vi toda esta imagen, dije: 'Levantemos todo esto, que no es lo que estamos buscando'", argumentó el sindicalista.

La protesta había empezado minutos antes de las 7 en el puente Avellaneda, debido a que a once trabajadores portuarios, que pertenecían al sindicato de guincheros y maquinistas de grúas móviles, se afiliaron al SUPA y por eso no se les permitía trabajar, lo que el sindicato de Corvalán calificó como un "virtual despido".

Sin embargo, el Sindicato de Guincheros y Grúas Móviles ratificó en un comunicado que "no hay despidos de trabajadores en la terminal portuaria de Exolgan", denunció que los cortes son "de carácter político" y pidió la "intervención urgente del Ministerio de Trabajo y de la Justicia para aplicar las sanciones correspondientes". Corvalán afirmó que, pese a que se levantó la protesta en el puente Avellaneda, el paro de los portuarios continuará.

Dejá tu comentario