Volvieron a subir hasta 5,5% los combustibles

Edición Impresa

Para las empresas, todavía falta trasladar un 14% de alza al público, lo que se hará en cuotas mensuales y consecutivas.

YPF volvió ayer a aumentar los precios de los combustibles. La suba es del 5% promedio en el país, lo que significa que en algunas localidades puede ser mayor. En Capital Federal, el litro de nafta súper pasó de $28,11 a $29,37 con un alza del 4,48% y la premium de $33,53 a $35,37, un 5,48% más. El gasoil fue desde $24,44 a $25,71 con un incremento del 5,2%, mientras el de mayor calidad pasó desde $29,30 a $30,91, con un alza del 5,5%.

El resto de las petroleras seguirían a YPF entre hoy y mañana. Este es el cuarto aumento que aplica la petrolera estatal desde junio, porque en julio subió en dos oportunidades. Si se toman los precios de YPF al 31 de diciembre, la nafta súper se encareció un 29,6% y la premium, un 35,2%, mientras el gasoil subió un 28,6% y el de más calidad un 33,3%.

Según las petroleras, todavía resta trasladar al público un aumento que rondaría el 14% y se seguirá aplicando en cuotas en los próximos meses. Para llegar a ese número, las empresas consideran el precio internacional del crudo, el tipo de cambio, el valor de los biocombustibles y los impuestos que volverán a subir en septiembre próximo.

Desde el 31 de diciembre, el precio de la variedad Brent que es el de referencia en la Argentina avanzó un 9,8% y el valor del dólar se incrementó en un 47%.

Pero las empresas no sólo toman el precio actual en el mercado internacional, que el viernes cerró a u$s73,32, sino también los días en que esa cotización rozó u$s80. Porque no sólo consideran cuál debe ser el precio actual de los combustibles; también buscan recuperar lo que no se pudo trasladar a los surtidores en mayo, cuando no hubo aumentos, y en junio cuando fueron limitados a un 5%, pero también se incluía en esa oportunidad la suba en los impuestos.

Sin embargo, no sólo razones políticas están limitando a las refinadoras. Según datos de CECHA, en junio, las ventas de nafta premium disminuyeron un 2,95% con relación a mayo, debido a los precios, lo que crea problemas a esas empresas porque ya tienen las plantas preparadas para producir determinada cantidad de cada producto, además de que es el segmento de mayor rentabilidad. Y ese desplazamiento de la demanda provoca faltantes de nafta súper en un mercado ya desbalanceado porque dos refinerías están fuera de operaciones.

Por las menores ventas de premium, YPF achicó ayer la brecha entre los aumentos entre los dos tipos de naftas. La diferencia en las subas fue del 4% en julio y ahora se redujo al 1%.

Si se observa el consumo, también se nota que en junio, el volumen total de ventas al público de combustibles líquidos (gasoil más naftas) disminuyó un 2,2% en comparación con junio del año pasado, debido a que el expendio de naftas se mantuvo casi sin variantes pero el de gasoil disminuyó un 4,9%, y el de GNC se redujo un 10,1%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario