Warren Buffett criticó los “excesos” de Wall Street y reveló sus nuevas inversiones

Edición Impresa

El reconocido inversor de 91 años encabezó el encuentro en Omaha, que fue presencial por primera vez desde 2019, y respondió preguntas de los accionistas por cinco horas.

Warren Buffett utilizó la reunión anual de Berkshire Hathaway del sábado pasado para revelar importantes nuevas inversiones, incluida una mayor participación en Activision Blizzard Inc, al tiempo que criticó los excesos de Wall Street y abordó los riesgos de su conglomerado debido a la inflación y guerra nuclear.

El encuentro en el centro de Omaha, Nebraska, fue el primero con los accionistas de Berkshire presentes desde 2019, antes de que el covid descarrilara la reunión corporativa más grande de Estados Unidos en dos años.

Permitió a los accionistas hacer cinco horas de preguntas directamente a Buffett y al vicepresidente Charlie Munger, y algunas consultas a los vicepresidentes Greg Abel, quien se convertiría en presidente ejecutivo si Buffett no pudiera seguir, y Ajit Jain.

Buffett dijo que Berkshire, criticado durante mucho tiempo por tener demasiado efectivo, aumentó sus participaciones combinadas en la compañía petrolera Chevron Corp y el fabricante de juegos “Call of Duty” Activision Blizzard Inc en casi seis a más de 31.000 millones de dólares.

Berkshire también dijo que las ganancias operativas del primer trimestre presentaron pocos cambios a 7.040 millones de dólares, ya que muchas de sus decenas de negocios resistieron las interrupciones en la cadena de suministro por las variantes de covid, la invasión rusa de Ucrania y el aumento de los costos por la inflación.

Buffett, de 91 años, dijo que “realmente se siente bien” dirigirse a los accionistas en persona, luego de celebrar las dos últimas reuniones sin ellos. Los asistentes incluyeron al presidente ejecutivo de JP Morgan Chase & Co, Jamie Dimon, y el actor Bill Murray.

Cambios

Buffett había lamentado en su carta anual de accionistas en febrero la falta de oportunidades de inversión.

Eso llevó a un accionista a preguntar qué cambió en marzo, cuando Berkshire compró el 14,6% de Occidental Petroleum Corp y acordó adquirir la aseguradora Alleghany Corp por 11.600 millones de dólares.

Buffett dijo que era simple: recurrió a Occidental después de leer un artículo de un analista, y a Alleghany después de que su máximo ejecutivo, quien una vez dirigió el negocio General Re de Berkshire, le escribió.

“Los mercados hacen locuras y, ocasionalmente, Berkshire tiene la oportunidad de hacer algo”, dijo. “No es porque seamos inteligentes... Creo que estamos cuerdos”, agregó.

Berkshire gastó 51.000 millones de dólares en acciones en el trimestre y su participación en efectivo se hundió más de 40.000 millones de dólares a 106.000 millones de dólares. Sin embargo, el conglomerado tiene muchos recursos generadores de efectivo, incluidas sus operaciones de seguros, y Buffett aseguró que las reservas no se agotarán.

“Siempre tendremos mucho efectivo. Es como el oxígeno, está ahí todo el tiempo, pero si desaparece durante unos minutos, se acabó”, detalló Buffett.

Buffett y Jain buscaron respuestas a tropezones cuando se les preguntó si el conflicto de Ucrania podría degenerar en una guerra nuclear.

Jain, quien ha recibido elogios de Buffett durante décadas, dijo que tenía una “falta de capacidad” para estimar la exposición de seguros de Berkshire.

Warren y la guerra

Buffett agregó que había un riesgo “muy, muy, muy bajo” de un ataque nuclear, aunque el mundo se había “acercado” durante la crisis de los misiles en Cuba de 1962.

“El mundo lanza una moneda al aire todos los días”, dijo Buffett, quien agregó: “Berkshire no tiene una respuesta”.

Buffett también eligió un objetivo favorito al decir que los mercados bursátiles a veces se parecían a un casino o a un socio de apuestas. “Eso existió en un grado extraordinario en los últimos dos años, alentado por Wall Street”, dijo.

En cuanto al bitcoin, Buffett sostuvo: “No sé si en cinco o diez años valdrá más o menos que hoy. Pero de lo que estoy seguro es que no produce nada”.

Su acólito Charlie Munger también se burló del bitcoin, de los consejeros financieros, así como de Robinhood, la aplicación comercial gratuita que permite comprar criptomonedas e invertir en Wall Street. Tampoco dejó a salvo la propuesta de accionistas de separar los papeles de presidente del consejo de administración y director general de Berkshire.

“Es como si Ulises volviera de su victoria en la guerra de Troya (...) y un desconocido le dijera ‘no me gusta la manera en que sostenías tu lanza cuando ganaste esta batalla’”, ejemplificó con sarcasmo.

Dejá tu comentario