Weinstein en la picota: se suman denuncias

Edición Impresa

Hollywood no sale de su asombro e indignación ante la gravedad y multiplicidad de las acusaciones contra el llamado “hacedor de Oscars”.

Los Angeles - El productor Harvey Weinstein rechazó ayer nuevas acusaciones de abuso sexual en su contra, que incluyen la presunta violación de la actriz y directora italiana Asia Argento, publicadas por la revista "The New Yorker". Las nuevas denuncias, que se remontan a un período iniciado hace 20 años, fueron hechas por numerosas mujeres, incluyendo a Argento, hija del famoso director y productor italiano Dario Argento, y a la actriz estadounidense Rosanna Arquette, hermana de Patricia Arquette.

Argento es una de las tres mujeres citadas en el extenso artículo que acusan a Weinstein de violación. Otras tres mujeres dijeron a la publicación que Weinstein las había abusado o acosado sexualmente. Sallie Hofmeister, portavoz de Weinstein, rechazó las nuevas acusaciones. "Cualquier acusación de sexo no consentido es rechazada inequívocamente por el señor Weinstein", dijo Hofmeister. La declaración también afirma que Weinstein ha iniciado un tratamiento de asesoramiento psicológico y espera que se le dé "una segunda oportunidad".

La denuncia de Argento se remonta a 1997, cuando la actriz tenía 21 años. Uno de los productores de Weinstein la había invitado a una fiesta en la Riviera Francesa pero cuando ella llegó al lugar se encontró en un cuarto de hotel en el que no había nadie más que Harvey Weinstein, que apareció en bata y le pidió que le diera un masaje. Argento contó que finalmente, llena de dudas, accedió a hacerlo. Cuando se le acercó, el productor le levantó la falda, le separó las piernas y le practicó sexo oral sin su consentimiento. Weinstein "me aterrorizó, era enorme", recordó. "Fue una pesadilla".

Harvey Weinstein fue despedido este domingo de The Weinstein Company (TWC) después de que el diario "The New York Times" publicara el jueves pasado un informe según el cual acosó sexualmente a sus empleadas, incluyendo a la actriz Ashley Judd, en un patrón de comportamiento que extendió durante casi tres décadas. El diario dijo que documentó las acusaciones con entrevistas a actuales y ex empleadas y con trabajadores de la industria del cine así como con registros legales y otros documentos. Según el diario, el productor llegó a acuerdos extrajudiciales con al menos ocho mujeres.

Desde Meryl Streep a George Clooney, Lena Dunham, Judi Dench o Kate Winslet, cada vez son más las estrellas de Hollywood que tomaron distancia del hasta ahora todopoderoso Weinstein.

"Es indefendible", dijo Clooney. "No se puede decir de otra manera", añadió el actor y cineasta, que pese a conocer a Weinstein desde hace 20 años "nunca había visto en él ese tipo de comportamiento". Aunque desde los años 90 existían rumores sobre "determinadas actrices que se acostaban con Harvey para obtener papeles", le pareció que lo que buscaban era "desprestigiar a esas actrices". Para la actriz británica Judy Dench, de 82 años, las acusaciones son "terribles". La protagonista de "Philomena" manifestó su apoyo a quienes han acusado al productor, que también promovió su carrera durante los últimos 20 años. Según afirma, no tenía "ni la más remota idea" de lo que estaba ocurriendo. Dench se alzó con el Oscar en 1999 por su papel de Isabel I en "Shakespeare apasionado", producida por Weinstein.

Meryl Streep reaccionó con indignación ante las "lamentables noticias" sobre los presuntos abusos sexuales del magnate cinematográfico, que calificó de "imperdonables". "Las valientes mujeres que alzaron sus voces para denunciar estos abusos son nuestras heroínas", dijo en un comunicado. Kate Winslet, que también se llevó un Oscar como protagonista de "El lector", producida por Weinstein, calificó en "Variety" el comportamiento de éste de "lamentable, abominable y muy incorrecto". "Esperaba que estas historias fueran meros rumores, pero quizá hemos sido todos demasiado ingenuos. Y eso me llena de rabia", añadió. En Twitter, el actor Mark Ruffalo calificó los actos de Weinstein de "horribles".

Hillary Clinton se expresó ayer consternada por las acusaciones. "Quedé impactada y consternada", dijo Clinton a través de su portavoz en Twitter. "La valentía de estas mujeres y el apoyo que recibieron de otras personas es esencial para poner fin a este tipo de comportamiento", escribió. Weinstein donó a los demócratas decenas de miles de dólares en distintas campañas. Entre los beneficiados estuvieron, además de Hillary Clinton y Barack Obama, senadores como Elizabeth Warren y Chuck Shumer. Algunos senadores anunciaron tras las revelaciones que destinarán las donaciones de Weinstein a obras benéficas.

Dejá tu comentario